Carta de opinión: ¡Sí, me confieso culpable de ser promotor de una granja de cerdos!

Un grupo de empresarios ganaderos defienden en esta carta la actividad de las macrogranjas y responden a quienes se oponen.