Sí hubo Semana Santa: los pricenses quemaron al indiscutible Judas de este año y las procesiones desfilaron por el salón de casa

Seguramente habrán comprobado estos días en las redes sociales que muchas personas han sorteado con ingenio la prohibición de celebrar procesiones de Semana Santa por la crisis del coronavirus. Botellines convertidos en nazarenos, Vírgenes que desfilan por la calle enganchadas a las cuerdas de tender la ropa, turbas desde los balcones, y música a todo trapo para que a nadie se le olvide en qué fechas estamos.

Iniciativas como estas se han visto también en el foro de Priego en Facebook. Aunque han sido minoritarias, con un par de ellas ha bastado a los pricenses para sentir un poquito más cerca el calor de las procesiones que este año se han visto interrumpidas para contener la propagación del virus.

Calor es precisamente lo que ha sentido en sus propias carnes –que no han de ser muchas– el elegido para arder como Judas. Esta vez no cabía otra posibilidad: el Covid-19 ha reunido todos los méritos para acabar subido al palo que Los Quintos habrían colocado en la plaza del pueblo.

semana santa coronavirus plaza marquina

Quema del corona-judas en la plaza de Priego. | Autor: Miguel Ángel Marquina.

Así es como lo ha retratado el artista pricense Miguel Ángel Marquina, que ha imaginado una plaza prácticamente vacía –a penas tres abueletes se reparten el espacio, separados entre ellos por una distancia más que prudente– y presidida por un enorme tronco en cuya parte más alta arden el coronavirus y el cartel que le identifica como “traidor”. Sobre los tejados del pueblo se perfila un espectacular arcoiris como los que se exhiben en los balcones de todo el país para recordarnos que “todo va a salir bien”. En este caso, el arcoiris que ha pintado Miguel Ángel no es sólo un mensaje de ánimo; es el fiel reflejo de la realidad, pues su dibujo se basa en la fotografía que hace unos días tomó Esther Taravilla.

plaza arco iris coronavirus rodenal taravilla

Arcoiris sobre los tejados de Priego. | Fotografía: Esther Taravilla.

El coronavirus también ardió en el Judas que improvisaron los pequeños hermanos Samuel y Eduardo, que organizaron en su casa una procesión a la que no le faltó detalle. No les hizo falta más que recurrir a su imaginación y tener un pasillo lo suficientemente largo como para montar semejante espectáculo. Jesús y la Virgen, encabezados por un nazareno, hicieron su recorrido subidos en dos coches teledirigidos –o en la rumba, porque se cuidó tanto la estética que no se sabe en qué iban montados– y desfilaron acompañados por un público de muñecos que asistió en silencio y guardó las formas evitando cruzar entre la procesión.

judas semana santa coronavirus parra

El coronavirus también ardió en casa de Samuel y Eduardo. | Fotografía: Elena Parra.

Cuando el desfile llegó a las cuatro esquinas (a la esquina de la puerta, en este caso) fue recibido por el coro parroquial de Priego, que cantó el Miserere ante el silencio de quienes se congregaban en la entrada del salón. El vídeo, que no tiene desperdicio, puede verse pinchando aquí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s