“En Priego, la epidemia adquiere graves caracteres”. La gripe que tuvo en vilo a los pricenses durante dos meses

La pandemia de gripe que recorrió el planeta entre 1918 y 1919, conocida erróneamente como Gripe Española, afectó a la mitad de la población mundial, provocó millones de muertos y redujo la esperanza de vida en 12 años. Las cifras de víctimas varían en función de la fuente que se consulte, pero se calcula que entre 25 y 100 millones de personas perdieron la vida al contraer la gripe. No se tiene constancia de que algún otro evento haya provocado tantas muertes en tan poco tiempo. En España hubo alrededor de 168.000 personas que no consiguieron superar esta enfermedad, que afectó con especial severidad a Priego y su comarca.

Aunque esta pandemia sea conocida en todo el mundo como Gripe Española, lo cierto es que todavía se desconoce dónde se originó. En cambio, sí se sabe que fueron los militares que participaron en la Primera Guerra Mundial (1914-1918) los que llevaron el virus de un continente a otro. Los países de la contienda prohibieron a sus periodistas que informaran sobre la gripe para así evitar que los soldados entraran en pánico. Diferente fue el caso de España, que se mantuvo neutral durante el conflicto y, por lo tanto, sus periódicos sí pudieron hacer una amplia cobertura de los estragos de la pandemia. Daba así la impresión, en España y en el resto del mundo, que la gripe se había originado en la península ibérica.

La versión más aceptada sostiene que los primeros casos se registraron en marzo de 1918 en un campamento del ejército estadounidense situado en Kansas y en el que había destinados 56.000 soldados. El primer infectado fue el cocinero Albert Gitchell, que acudió al hospital de campaña con fiebre, tos y dolor de cabeza. Horas más tarde hubo 107 personas en mostrar los mismos síntomas. La gripe llegó a Francia entre abril y mayo de 1918, propagándose entre varios destacamentos militares, y desde allí saltó a España, donde se tuvo conocimiento de los primeros casos a mediados de mayo. La hipótesis más respaldada sostiene que el virus cruzó los Pirineos en tren, posiblemente con los temporeros españoles que se desplazaban al sur de Francia para trabajar en el campo.

SPL-C002-1237

Pacientes infectados de gripe en el acuartelamiento estadounidense de Fort Riley. | Fotografía: Wikipedia.

Fue cuestión de unos pocos días que la gripe se hiciera visible en la ciudad de Cuenca. La propagación del virus remitió a comienzos de verano pero se reactivó poco después, cuando se registraron casos en Villalba de la Sierra (el 20 de septiembre), El Peral, Iniesta, San Clemente, Puebla del Salvador y otros municipios repartidos en diferentes comarcas de la provincia. La tesis doctoral La epidemia de gripe de 1918-1919 en la provincia de Cuenca, elaborada por Alberto González, describe ampliamente cuál fue su impacto entre los conquenses. “El partido de Priego fue el sector de la provincia más atacado y que más sufrió esta ola epidémica”, concluye el autor de la tesis tras su investigación.

Según ha podido comprobar Las Cuatro Esquinas, la primera vez que la prensa nacional se hizo eco de los casos registrados en Priego fue el viernes 27 de septiembre de 1918, aunque en aquel momento inicial revestía un “carácter benigno”, según informó El Correo Español. Tras esta brevísima comunicación, la situación empeoró de forma drástica. Si bien toda la prensa del país estaba pendiente de lo que ocurría en Priego, quienes más atención le prestaron fueron los periódicos provinciales: El Liberal y El Día de Cuenca.

gripe

Primera referencia en prensa nacional a la existencia de gripe en Priego. | Fuente: El Correo Español.

El miércoles 2 de octubre, El Liberal anunciaba que las noticias que se recibían desde Priego eran “alarmantes en extremo”. “La epidemia gripal se ha extendido con gran intensidad, pudiendo calcularse en más de 300 las invasiones producidas, algunas de ellas de gravedad”. El dato de contagios es especialmente relevante si se tiene en cuenta que Priego tenía en aquella época 2.445 habitantes. La información del periódico continuaba así: “El lunes último fallecieron cinco de los atacados, entre ellos, una de las hijas de nuestro querido amigo y paisano el señor D. Andrés Galindo, teniente fiscal de la Audiencia de Barcelona”. Además, El Liberal pedía que los coches que cubrían el servicio Priego-Cuenca fueran desinfectados, “garantizando con esto en lo posible el que no pudiesen convertirse en seguros agentes de propagación de la epidemia”.

La gravedad que revestía la situación de Priego, donde no cesaban los contagios y se estaban produciendo las primeras muertes, saltó de nuevo a las páginas de la prensa nacional: “En Priego la epidemia adquiere graves caracteres. El gobernador sale para recorrer pueblos epidemiados”, informaba La Correspondencia de España.

El 5 de octubre llegaban con El Liberal nuevas y malas noticias: “Donde hasta la fecha la epidemia causa más estragos es en Priego y su partido. En aquél pueblo, el número de invasiones llega a 500, y en vista de las alarmantes noticias que recogíamos en el número anterior, el miércoles salieron para aquél pueblo los señores Gobernador Civil e Inspector provincial de Sanidad, los cuales pudieron comprobar la exactitud de las noticias propaladas. (…) Las defunciones ocurridas hasta la fecha, son las siguientes: cinco el día 1; cuatro el día 2; dos el día 3 y cuatro el día 4, que es hasta donde llegan nuestras últimas noticias; desgraciadamente es de suponer que hayan ocurrido algunas más, pues hay en Priego más de veinte atacados graves”. El diario conquense añadía a continuación que “también ha hecho su aparición la epidemia en los pueblos de Cañaveras, El Pozuelo, Valdeolivas y Villaconejos, ocasionando en este último una nueva defunción”.

Con el fin de ayudar a los “enfermos pobres”, se creó en Priego una Junta de Socorros para facilitarles recursos económicos. Sin embargo, la cantidad recaudada fue “insuficiente”, por lo que hubo que telegrafiar al Gobernador civil para que enviara auxilios, ya que “a los peligros de la epidemia se une el gravísimo problema de hambre, muy difícil de solucionar por las críticas circunstancias en que se encuentra el vecindario de aquél pueblo”. El 9 de octubre, El Liberal actualizaba el dato de víctimas: “El último parte recibido en la inspección de Sanidad, acusa la existencia de 726 casos de gripe, 38 de ellos graves. Las defunciones ocurridas en los últimos días son: siete el día 5; cinco el día 6; y seis los días 6 y 7”. Con el objetivo de evitar la propagación, la Audiencia Provincial de Cuenca decidió cancelar un juicio que se iba a celebrar en el pueblo.

gripe se extiende figaro

Mención al agravamiento de la situación de Priego. | Fuente: El Fígaro.

Situación “alarmante” también la que se estaba viviendo en El Pozuelo al contabilizarse los primeros dos fallecidos. Un muerto lamentaban en El Tobar y dos en Valdeolivas. No así en otros pueblos, en los que hasta la fecha sólo había afectados pero no víctimas mortales, caso de Beteta, Tragacete, Santa María del Val, Arrancacepas, Horcajo de Santiago, Valverde del Júcar y Cañaveras, que ordenó “el cierre de las escuelas”. Días después, en la mayoría de estos municipios hubo que lamentar fallecidos.

En vista de que la situación no remitía en la mayor parte de la provincia, la Junta de Sanidad estableció una serie de medidas el 14 de octubre. Los “pueblos epidemiados”, entre ellos Priego, tenían orden de clausurar las escuelas públicas y privadas, además de “no hacer entierros, sino que los cadáveres sean llevados directamente desde la casa mortuoria al cementerio”. Los municipios a los que aún no había llegado la epidemia tenían que desinfectar todos sus espacios públicos; el barrido de los establecimientos no podía hacerse en seco, sino tras haber humedecido el suelo; quedaron prohibidas las funciones de iglesia que provocaran grandes aglomeraciones; los espectáculos públicos tendrían descansos para renovar el aire de los locales; y se establecieron estaciones sanitarias para “reconocer y observar a todo transeúnte”.

priego antigua

Vista antigua de Priego. Fotografía: Ayuntamiento de Priego.

El 19 de octubre aseguraba El Liberal que la epidemia decrecía “notablemente” en Priego, pues el número de enfermos se redujo a 350 y no se registraron nuevas muertes. Mejoraba la situación para los pricenses pero no para sus vecinos de la comarca. En Fuertescusa, que tenía 480 habitantes, había 150 infectados y se producían dos defunciones diarias. La epidemia empeoró en Cañaveras, llegó a Alcantud y golpeó con fuerza en Cañizares, que tenía entre sus vecinos a 137 enfermos, siete de los cuales murieron. Ni los Ayuntamientos ni los habitantes de estos pueblos tenían recursos suficientes para contener el problema.

En los días sucesivos fue mejorando la situación en Priego, cuyo estado de salud, a fecha 30 de octubre, era “satisfactorio” pese a que seguían produciéndose defunciones, entre ellos el guardia civil Jacinto Mascuñán.

morbilidad gripe

La tasa de morbilidad es el número de personas que enfermaron de gripe por cada 1.000 habitantes. | Fuente: Tesis doctoral La epidemia de gripe de 1918-1919 en la provincia de Cuenca, que cita datos de la prensa provincial y el Boletín de Estadística Municipal de Cuenca.

El 20 de noviembre, El Liberal anunciaba la noticia que todos esperaban: en Priego ya no quedaban enfermos, así que la epidemia había desaparecido. Las Cuatro Esquinas no les puede ofrecer una cifra total de enfermos y fallecidos, pero las fuentes oficiales confirmaron que hasta el 19 de octubre habían perecido 54 pricenses, a los que después se añadirían al menos cinco más.

En su tesis doctoral, Alberto González aporta cifras oficiales que evidencian que el partido judicial de Priego (compuesto por 43 localidades) fue el más afectado de toda la provincia: de cada 1.000 personas, casi 150 enfermaron, y hubo casi un fallecido por cada 100 habitantes. Los datos son especialmente crudos en el pueblo de Priego, donde se contagió el 55,5% del vecindario y hubo 2,37 fallecidos por cada 100 habitantes.

mortalidad gripe

La tasa de mortalidad es el número de personas que murieron por la gripe por cada 1.000 habitantes. | Fuente: Tesis doctoral La epidemia de gripe de 1918-1919 en la provincia de Cuenca, que cita datos de la prensa provincial y el Boletín de Estadística Municipal de Cuenca.

Pero la gripe golpeó aún con más fuerza en Olmeda de la Cuesta (5,43 muertos por cada 100 habitantes), Canalejas del Arroyo (casi 5 muertos por cada 100 habitantes), Tragacete (4 muertos por cada 100 habitantes) y Cañizares (3,71 muertos por cada 100 habitantes). Debido a esta gravísima situación, el partido judicial de Priego fue el que más dinero recibió del Gobierno civil: 55,97 pesetas por cada 1.000 habitantes.

La gripe regresó meses después pero afectó a Priego mínimamente. Cuando se dio por extinguida la pandemia, en la provincia de Cuenca habían muerto casi 2.000 personas de las más de 30.000 que resultaron infectadas.

4 comentarios en ““En Priego, la epidemia adquiere graves caracteres”. La gripe que tuvo en vilo a los pricenses durante dos meses

  1. Señor director de Cuatro Esquinas, me parece muy poco oportuno el publicar esta noticia sobre la gripe del año 1918.
    Todos sabemos que hay muchas personas con auténtica angustia ante las noticias que los medios de comunicación publican una y otra vez de forma en ocasiones irresponsable y carentes de toda fiabilidad.
    ¿Qué pretende las Cuatro Esquinas publicando ahora aquel terrible caso? ¿Tranquilidad? me temo que no.
    Ya tenemos en España demasiados medios sensacionalistas como para que las Cuatro Esquinas se convierta en otro más de ellos.

    Me gusta

    • Hola Sebastián. No se pretende provocar ninguna alarma o sensación. Habrá podido comprobar usted que en los medios de comunicación es habitual que cuando ocurren determinados acontecimientos se recuerden sucesos similares del paso, tirando de hemeroteca. Eso es lo que he hecho en este caso y en algún otro, como cuando rescaté, poco después del incendio de Notredame, el incendio de la iglesia de Priego.
      El alarmismo no se produce por recordar qué ocurrió en el pasado, cuando las condiciones eran bien distintas tal y como se comenta en el artículo, sino al informar mal sobre lo que ocurre en el presente. De todas formas, le agradezco mucho su aportación. Salud!

      Gabriel Arias.

      Me gusta

  2. No creo que la publicación de este artículo produzca más angustia o alarma que la ya producida todos los días con casi todas las cadenas de televisión y emisoras de radio, machacándonos con la progresión de infectados y fallecidos. Para mí aporta este testimonio de tiempos pasados, que a pesar del alto porcentaje de defunciones, la gripe pasó, como pasará también el Coronavirus, con menos morvilidad y mortalidad que aquella gripe, aunque más globalizada la pandemia por la facilidad y rapidez de las comunicaciones por tierra y aire. No cabe duda que en los testimonios como éste, aprenden las autoridades sanitarias lo que debe hacerse y lo que no, además no puede compararse la sanidad de aquellos años con la que tenemos ahora.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s