ENTREVISTA | Diego Torres: “Antes los plenos se llenaban porque la gente quería sangre; ahora no van casi ni los concejales”

Cuando Diego Torres anunció que representaría al Partido Popular en las elecciones municipales de 2019, algunas personas creyeron que su objetivo sería ocultar los errores que se pudieran haber cometido en la pasada legislatura, en la que su cuñada fue concejal. Diego cree que este prejuicio se ha desmentido en los primeros seis meses de legislatura, en los que ha formado parte del Gobierno de coalición como concejal de Turismo y ha mantenido una buena relación con el PSOE y Juntos Por Priego, hasta tal punto que algunos de sus votantes creen que no está haciendo oposición: “Me echan en cara que no les estoy metiendo caña, pero ahora lo que tenemos que tener es armonía”.

En su entrevista con Las Cuatro Esquinas Diego se refiere en varias ocasiones a esa unidad que existe entre los miembros de la Corporación. No obstante, aclara que su grupo, que fue el menos votado en las elecciones con un 25% de las papeletas, está fiscalizando las decisiones de la Alcaldía y criticará aquello que le parezca mal, aunque de momento ninguna de las medidas adoptadas haya merecido sus reproches. Para quien sí guarda un toque de atención es para el alcalde Salvador Martínez, que hace unas semanas cuestionó la implicación de los concejales, incluidos los de su propio partido, el PSOE. “Me tiene a su disposición, pero no voy a estar toda la mañana en el ayuntamiento a ver qué es lo que quiere. Cuando me llama, ahí me tiene”, se defiende Diego, que pide a Salvador que mejore la comunicación que tiene con el resto de grupos políticos.

diego torres

El concejal Diego Torres (PP) fotografiado el lunes 20 de enero. | Fotografía: Gabriel Arias.

Su concejalía es una de las más destacadas. Muchas personas, dentro y fuera del ayuntamiento, creen que el turismo es uno de los pilares sobre los que se podría apoyar la recuperación de Priego, que atraviesa uno de los momentos más críticos de su historia. Él confía en el potencial del paisaje que nos rodea, pero considera que “tenemos muchos problemas de infraestructuras”. En este sentido, el Ayuntamiento quiere inaugurar en marzo su Oficina de Turismo para sacar mayor provecho a los recursos de que dispone el pueblo, aunque lo cierto es que los preparativos para la puesta en marcha de este servicio apenas han avanzado.

Echando la vista atrás, Diego destaca que “el Ayuntamiento ha cambiado completamente” desde que la política local no está monopolizada por las disputas “personales” que mantuvieron Azucena Redruello y Nicolás Cano, avaladas en cierto sentido por el resto de los concejales, que “no tuvieron valor de decirles: ‘Dejad vuestros asuntos en la calle y vamos a hacer en el ayuntamiento lo que tenemos que hacer’”. “La anterior fue una legislatura de confrontación y guerras personales; ahora estamos trabajando por el bien del pueblo”, insiste Diego, que observa en este cambio el motivo por el que los pricenses ya no acuden a los plenos en los que se dirime el futuro del pueblo: “Antes los plenos se llenaban, fuera la hora que fuera, y ahora no van casi ni los concejales. Eso me parece síntoma de que la gente quiere sangre, y ahora no hay sangre”.


ENTREVISTA CON DIEGO TORRES, CONCEJAL DEL PARTIDO POPULAR Y RESPONSABLE DE TURISMO

El último dato del padrón es muy preocupante: Priego ha perdido un 24% de su población en una década. ¿Cómo cree que se podría frenar esta pérdida de habitantes?

Es muy difícil porque no tenemos industria. La única idea posible es que los hijos del pueblo que viven fuera se empadronen en Priego. Hay muchos que tienen miedo por el médico, pero eso no es ningún problema.

Esto que me comenta es una medida que incrementaría el padrón pero que no sirve para fijar población.

Eso es muy difícil. Podríamos fijar población si tuviéramos industria. También tenemos población que no está empadronada aquí, como los funcionarios que están trabajando en Priego, que están viviendo de Priego (entre comillas), pero no viven en Priego. Sería difícil, pero podríamos obligarles a empadronarse aquí.

diego torres despoblación cafe coloquio

Diego Torres (en la derecha) junto al resto de concejales del Ayuntamiento en la primera reunión sobre despoblación celebrada a principios de enero. | Fotografía: Gabriel Arias.

¿Cree usted que hay algún sector que pudiera fijar población?

Tenemos turismo porque estamos en una zona privilegiada, pero tenemos muchos problemas de infraestructuras. A ver si viene gente e invierte, porque en Priego creo que no nos gusta invertir. Se podía haber hecho algo con el mimbre, que salía de aquí y se mandaba a pueblos de Valencia, Salamanca y Jaén. Ellos han vivido del mimbre de Priego porque hacían cestas y otras cosas, y nosotros sólo mandábamos la materia prima y no hacíamos nada más con ella. No hemos sabido aprovechar eso. En la alfarería quedan tres o cuatro alfareros, tampoco se ha sabido sacar el producto de ese potencial.

Comentaba que el potencial de Priego podría estar en el turismo, que es precisamente la concejalía que usted ostenta. ¿En qué proyectos está trabajando actualmente?

Estamos viendo si podemos hacer unos murales para que el pueblo esté más bonito. Las fachadas de corrales y naves, que están feas, queremos hacer en ellas murales con pinturas representando a la Virgen de la Torre, Las Monjas, el convento e incluso personas. Algo para que no se vea que esas fachadas se están hundiendo. También estoy luchando mucho con la limpieza, que parece que va un poco mejor, aunque no mucho. Me fastidia mucho ver que hay hierbas. En un pueblo puede haber papeles, colillas de tabaco, pero si se ven hierbas parece que el pueblo está abandonado. Con Enrique [concejal de Urbanismo, del PSOE] he hablado de hacer unos distritos del pueblo que se limpien cada 15 días como mínimo.

Con el Plan de Empleo se nos ha concedido un trabajador para la Oficina de Turismo, en la que vamos a tener carteles y unas bolsas con folletos para los turistas. Vamos a hacer las rutas de senderismo, las vamos a limpiar, las vamos a potenciar, y vamos a poner señales más resistentes. Vamos a ver si podemos hacer alguna ruta cicloturista, y también tengo la idea, y creo que Salvador también esta en ello, de hacer rutas ecuestres con un señor de Valdeolivas que tiene caballos.

La oficina estará abierta a partir de marzo, ¿saben ya dónde estará ubicada?

Sí, el local lo tenemos, es el que está al lado del ‘almudí’ del ayuntamiento. El local está para entrar y empezar a trabajar.

¿Se ha planteado la posibilidad de crear una página web de turismo para promocionar a Priego en internet?

Se pensó hacer una página web con la vía ferrata. De turismo en sí, sólo, no. Tenemos presupuesto de un señor de Cuenca para hacernos una página web. La Diputación dijo que nos la iba a hacer, pero eso fue en noviembre y no veo que la hayan hecho. Yo sí quisiera tener una página web y que fuera activa, no como la que tenemos ahora, que está totalmente muerta. Al Ayuntamiento le he dicho muchas veces que en la página web se puede meter todo: facturas pagadas, cobros… todo. Y así estaríamos más enterados que por Facebook.

El Estrecho, a la altura del puente que cruza sobre el río, sigue lleno de pintadas. Su estado es lamentable y no favorece la imagen de Priego ante los turistas, y ese es posiblemente el sitio más turístico del pueblo.

Me figuro que al que se ha quedado con la vía ferrata le interesará limpiarlo. Contactaré con ellos para que lo limpien, porque a ellos también les interesará.

Pero ese es un espacio público y, a priori, parece competencia del Ayuntamiento. ¿Ustedes han pensado en hacer algo?

Sí, sí. La verdad que no lo había pensado. Lo leí, pero no lo había pensado. Ni siquiera he subido por allí.

estrecho vandalismo escabas

Las señales de El Estrecho están completamente llenas de pintadas, que también han invadido las paredes de piedra y la calzada de la carretera. | Fotografía: Gabriel Arias.

En algunos foros de internet especializados en vías ferratas, muchas personas que venían a Priego se han quejado porque nuestra vía ferrata se haya privatizado. ¿Por qué se ha elegido esta opción? ¿Era la única que había sobre la mesa? ¿Qué se va a hacer con ella en un futuro?

Valoramos que la gestionase el Ayuntamiento, cobrando por supuesto, pero nos encontramos con que no teníamos una ordenanza y no podíamos cobrar una tasa. Estamos en eso, en gestionarla el Ayuntamiento, pero vamos a tener un año de tránsito para que la empresa que la tiene ahora nos pase estadísticas. Así crearíamos un puesto de trabajo.

Cuando el Partido Popular decidió formar parte del Gobierno de coalición, ¿renunció a su derecho a ejercer oposición, o esa libertad se mantiene?

Cuando el Grupo Popular votamos a Salvador queríamos el bien para el pueblo, y el bien para el pueblo era quitar esta manía que tenemos de la política. Estamos en un pueblo pequeño y lo que tenemos que hacer todos es ayudar a trabajar por el pueblo, no que haya política del Partido Popular o del PSOE. Es decir: ayudar a trabajar. Y vamos a ver si podemos quitar ese bloque de izquierdas y de derechas. Vamos a ser todos de Priego. Hemos empezado con una paella popular para juntarnos. Esos son los cimientos para que la gente se vaya quitando la idea de que quien consigue las cosas es el PSOE o el PP. Lo que se consigue no es para ningún partido, es para el pueblo. Esa es mi idea.

Pero, aunque el Gobierno sea de coalición, quien tiene la última palabra es el alcalde, y él puede tomar algunas decisiones que vayan en contra de lo que vosotros prometisteis antes de las elecciones. En ese caso, ¿expresaríais vuestra crítica?

Por supuesto. Si algo no nos parece bien, lo criticaremos. Y lo criticaremos en el Ayuntamiento, no en el bar. Hasta ahora, en casi todos los plenos ha habido unanimidad en todas las cuestiones, pero yo y Enrique nos hemos abstenido en una ocasión. Fiscalizar, por supuesto; dar nuestra opinión, también. ¿Nos hacen caso? Sí, hay veces que damos nuestra opinión y sí nos hacen caso.

¿Hay alguna opinión o medida que haya impulsado el Grupo Socialista, que es el que está en el gobierno, que ha despertado reticencias en el Grupo Popular?

De momento, no.

salvador angel diego enrique

Diego Torres y Ángel Torres felicitan a Salvador Martínez tras conocerse que había ganado las elecciones. | Fotografía: Gabriel Arias.

En su programa electoral no había una mención específica a la transparencia, pero sí es algo que usted ha pedido a la Alcaldía en algunos plenos. El caso es que la Sede Electrónica del consistorio, que funciona perfectamente, no está actualizada, sigue tal cual la dejó el Gobierno de Azucena Redruello, y es ahí donde se deberían publicar las actas de los plenos, las ordenanzas, las cuestiones económicas, la información institucional del Ayuntamiento…

Yo he pedido que me den los ingresos cada trimestre. Le dije a Salvador que no es que quiera fiscalizarle, sino que soy curioso y quiero saber por dónde andamos.

¿Qué balance hace de estos primeros seis meses de legislatura?

El Ayuntamiento ha cambiado completamente. Tenemos tranquilidad absoluta y armonía, aunque Salvador diga que no se le ayuda… Nos consultamos casi todo, pero Salvador no sabe comunicarnos las cosas. Si nos ve, nos las dice, pero si no nos ve, se le pasa. Por lo demás, tenemos armonía total. Hay gente que se pensó que yo me presentaba para que no metiesen mano a lo que se hizo antes, y han visto que no. Otros me echan en cara que no les estoy metiendo caña, pero ahora lo que tenemos que tener es armonía. De hecho, antes los plenos se llenaban, fuera la hora que fuera, y ahora no van casi ni los concejales. Eso me parece síntoma de que la gente quiere sangre, y ahora no hay sangre. Antes iban a ver quién se pegaba más. Antes se equivocaron totalmente.

Quiénes se equivocaron…

Los concejales que estaban en la oposición, que única y exclusivamente hicieron lo que les dictaba Nicolás [Cano]. No tuvieron voluntad propia, y hay concejales que después se han arrepentido de las decisiones que tuvieron que tomar. Hubo dos personas, Azucena y Nicolás, que tuvieron asuntos personales, y los demás estuvieron implicados en sus asuntos personales y no tuvieron valor de decirles: ‘Dejad vuestros asuntos en la calle y vamos a hacer en el ayuntamiento lo que tenemos que hacer’. La anterior fue una legislatura de confrontación y guerras personales; ahora estamos trabajando por el bien del pueblo.

Salvador comentó en una entrevista con este periódico que el Gobierno de coalición va muy bien pero que muchas veces se siente solo, cuestionando la implicación del resto de concejales, incluidos los de su propio partido. ¿Quiere hacer usted alguna valoración al respecto?

Se siente solo porque se quiere sentir solo. Yo vivo en Priego y me tiene a su disposición cuando quiera. En verano, casi todos los días, voy a medio día al ayuntamiento y pregunto si hay que hacer algo. En invierno, lo mismo. Me tiene a su disposición, pero no voy a estar toda la mañana en el ayuntamiento a ver qué es lo que quiere. Me gusta mi huerto, pero si tengo que hacer algo en el ayuntamiento, lo hago. Cuando me llama, ahí me tiene. Salvador no sabe comunicar o no quiere que le ayudemos, y las cosas también se hacen aunque él no esté. Cuando leí sus declaraciones le dije: ‘Te has lucido. No digas que no te ayudamos…’. Y él me dijo: ‘Decidme qué queréis que diga porque sí me he equivocado’. Además, ha llegado a mis oídos que algún otro concejal se ha quejado porque nos nombró uno a uno y dijo lo que hacemos o dejamos de hacer.

Un comentario en “ENTREVISTA | Diego Torres: “Antes los plenos se llenaban porque la gente quería sangre; ahora no van casi ni los concejales”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s