El Pleno aprueba la ordenanza de la Vivienda de Mayores y el reglamento de la Casa de la Juventud

El Pleno del Ayuntamiento de Priego aprobó en la sesión del 9 de octubre dos textos impulsados por la Alcaldía en colaboración con el resto de grupos políticos: el reglamento de la Casa de la Juventud y la ordenanza que establece el precio que se cobrará a las personas que quieran recibir, de manera puntual, alguno de los servicios que se ofrecen en la Vivienda de Mayores. Tras incluir algunas modificaciones de última hora, los siete concejales de la Corporación votaron su aprobación por unanimidad, quedando ahora los textos expuestos al público por si alguien considera oportuno formular alegaciones.

Los tres grupos políticos representados en el pleno mostraron su deseo de que los chicos y chicas del pueblo puedan utilizar la Casa de la Juventud para llevar a cabo actividades. El edificio está cerrado desde hace años –salvo para celebraciones puntuales–  y los jóvenes siempre se han quejado de no tener un lugar en el que pasar las tardes.

“No hay nada en el pueblo y la gente tiene que estar en algún lado. Hay que llevarles algo, un futbolín, un ping-pong”, comentó Enrique Benítez (PSOE). Miguel Ángel Canales (PP) insistió mucho en que es necesario determinar quién será responsable de lo que ocurra en el interior del edificio, y Ángel Torres (Juntos Por Priego) añadió que “lo principal es hacer algo por los jóvenes y no poner pegas”.

El reglamento de uso de estas instalaciones ya estaba redactado pero había algunas discrepancias en varios puntos. Miguel Ángel pedía que se estableciera un horario de cierre, algo que Raquel Ortal (Juntos Por Priego) no veía apropiado porque, según dijo, la hora podría variar en función de la actividad que se fuera a desarrollar. La secretaria matizó que, tal cual se ha redactado en el reglamento, el horario “ha de estar determinado por el Ayuntamiento de acuerdo con las expectativas de los usuarios”, de modo que “hay margen para que se abra según lo que se necesite”.

casa juventud

Fachada de la Casa de la Juventud, situada junto al instituto. | Fotografía: Gabriel Arias.

Aceptada esta cuestión, se pasó entonces a debatir qué edad tienen que tener aquellos que quieran utilizar la Casa de la Juventud. En el reglamento, al que ha tenido acceso Las Cuatro Esquinas, se había establecido un rango de 10 a 25 años, pudiendo “modificarse para actividades especiales (…) siempre que haya sido autorizado previamente por el Ayuntamiento”.

Miguel Ángel expresó su desacuerdo con ese punto porque, a su juicio, “un tío de 25 años no puede estar con un chaval de 14”. La secretaria le explicó que esos márgenes “se pueden modificar para actividades, talleres, cursos, conferencias, eventos, fiestas… Pueden participar adolescentes y personas de otras edades cuando haya autorización por el Ayuntamiento. A lo mejor, a una fiesta no puede ir un niño de 10 años”, aclaró la secretaria.

El resto de concejales tampoco parecían convencidos por el rango de edad, así que finalmente se acordó por unanimidad establecer un rango de 10 a 18 años. Eso sí, se mantiene la posibilidad de modificarlo en caso de que el Ayuntamiento lo crea conveniente para una determinada actividad.

Las personas interesadas en utilizar la Casa de la Juventud tendrán que pedirlo “por escrito” y deberán avisar al Ayuntamiento en caso de que detecten algún desperfecto. Si no lo hicieran, “el último usuario será responsable de los daños que se presenten”.

El reglamento fue aprobado por unanimidad y ahora estará expuesto al público en las oficinas del ayuntamiento hasta mediados de noviembre, existiendo la posibilidad de presentar alegaciones en su contra si alguien lo considera necesario.

vivienda mayores

Comedor de la Vivienda de Mayores. | Fotografía: G.A.

En cuanto a la Ordenanza de la tasa por estancia y prestación de servicios de la Vivienda de Mayores, cabe recordar que ya había sido tratada en el anterior pleno pero quedó pospuesta para la siguiente sesión porque los concejales de Juntos Por Priego tenían algunas dudas sobre su contenido.

El texto se ha creado porque era necesario regular el precio que se cobra, por un lado, a los usuarios permanentes de la Vivienda de Mayores, y por otro a las personas que, de manera puntual, soliciten alguno de los servicios que la vivienda ofrecerá cuando quede libre alguna de sus 10 plazas. Ésta es una posibilidad que ha impulsado la nueva Dirección de la vivienda y que está enfocada, especialmente, a aquellas personas mayores que todavía no quieren dar el paso de mudarse a la vivienda pero sí querrían beneficiarse de los servicios de lavandería, plancha o comida, o simplemente pasar un rato en compañía del resto de usuarios.

Quienes soliciten el servicio de comida pagarán en total 9 euros por desayuno, comida y cena. Si la persona interesada sólo quiere pasar el día acompañado en la vivienda, abonará 1 euro por cada hora, pudiendo pagar 15 euros para estar 12 horas y realizar tres comidas. En cuanto al servicio de lavandería y plancha, se ha estimado un precio de 5 euros por lavadora. La secretaria del Ayuntamiento explicó que los precios los había recomendado ella misma después de realizar un informe económico en el que se han tenido en cuenta todos los costes generados por cada usuario, para lo cual se ha contado con la opinión de la gobernanta de la vivienda.

La propia ordenanza recuerda que la prestación de todos estos servicios está “condicionada a que existan plazas libres en la Vivienda de Mayores y se prestarán por estricto orden de solicitud, teniendo preferencia las solicitudes de estancia permanente”. Además, el texto establece que será la Alcaldía quien autorice o deniegue las solicitudes, algo con lo que Juntos Por Priego no está de acuerdo ya que creen sus concejales que podría despertar la sospecha de que las autorizaciones se conceden por “amiguismo”, así que pidieron que sea la trabajadora social la que adopte esa decisión.

El alcalde les recordó que, si bien es cierto que suya es la última palabra, antes de tomar la decisión tiene que pedir un informe a los Servicios Sociales para que valoren cada solicitud. No obstante, Salvador Martínez dijo que no tenía problema en renunciar a ello. Por su parte, la secretaria comentó que trasladaría esta cuestión a la trabajadora social para que diga si está dispuesta a ser quien decida ante las solicitudes.

La ordenanza quedó aprobada por unanimidad de los concejales y ahora estará expuesta al público en las oficinas del ayuntamiento hasta mediados de noviembre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s