Los concejales acuerdan la necesidad de hacer cumplir la ordenanza de venta ambulante

Los concejales del PSOE, Juntos Por Priego y PP acordaron en el pleno del 6 de septiembre la necesidad de hacer cumplir la ordenanza de venta ambulante ya que, según dijeron, hay algunos comerciantes que vienen a Priego a vender de forma irregular. El encargado de exponer esta cuestión fue Diego Torres, concejal del Partido Popular y responsable de la Concejalía de Turismo, que entre sus competencias tiene la gestión del mercadillo y la venta ambulante.

Diego recordó que la ordenanza sólo permite la venta ambulante “en el sitio adecuado” (la plaza del mercadillo) y durante los días establecidos (miércoles y sábados), de modo que está prohibido vender ignorando estas condiciones. Sin embargo, el concejal del PP advirtió de que algunos comerciantes siguen viniendo a Priego para vender congelados y fruta recorriendo las calles del pueblo con sus vehículos en busca de clientes, algo que no está recogido en la ordenanza y que perjudica a los comerciantes del mercadillo y a los empresarios locales.

mercadillo

Dos personas compran en un puesto del mercadillo. | Fotografía: Gabriel Arias.

Elba Taravilla, concejal del PSOE y teniente de alcalde, aseguró que el repartidor de congelados recorre las calles porque también hace reparto a domicilio previa demanda, algo que Diego Torres desmintió con el siguiente argumento: si este vendedor tuviera pedidos, no iría a las casas a ofrecer los productos, sino que llamaría a la puerta de los clientes y les entregaría el pedido ya preparado. “La empresa dice que es como Amazon, pero no. A Amazon tú le haces el pedido y te lo llevan a tu casa, te traen el pedido hecho y la factura”, añadió Diego, y recordó que “la venta por pedido puede hacerla, eso no se lo prohíbe nadie, lo que se le prohíbe es la venta callejera”.

El alcalde se mostró dispuesto a permitir la ruta callejera del vendedor de congelados porque, según dijo, “paga una licencia de venta ambulante” y “está ganándose la vida”. En cambio, “el otro [el vendedor de melones y sandías] se gana la vida pero no paga ningún impuesto y no lleva ninguna medida de higiene”.

Tanto Ángel Torres (Juntos Por Priego) como Diego Torres (PP) creyeron que la excepción que planteaba el alcalde, sin estar regulada, traería problemas porque otros vendedores también querrían hacer reparto callejero el día que más les conviniera. Pero es que, además, la secretaria recordó que sólo se pueden permitir actividades que estén contempladas en las normativas locales: “Si se está haciendo algo que no está en la ordenanza y queréis que se siga haciendo, reguladlo”.

Ante esta situación, Enrique Benítez (PSOE) planteó la posibilidad de modificar la ordenanza, pero el alcalde se negó a cambiar el texto “sólo por una persona”. Finalmente, entre todos se acordó mantener la ordenanza y hacer que se cumpla, por lo que se enviará una carta al vendedor de congelados explicándole que puede entregar a domicilio los pedidos –porque es una actividad totalmente lícita–, pero que “lo que no lleve bajo pedido lo tiene que subir al mercadillo los miércoles o los sábados”.

La Ordenanza Reguladora de la Venta Ambulante, a la que ha tenido acceso este periódico, fue creada en 2001 por el Ayuntamiento de Luis Remón y “prohíbe la venta ambulante en todo el término municipal fuera de los lugares y horarios establecidos”. Para quienes infrinjan esta condición se prevén multas de “10.000 pesetas” (60 euros). La competencia de sancionar corresponde a la Alcaldía.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s