Cuando el “amén” se convierte en una invitación a comer

Conmemorando que el 29 de septiembre es su día, este domingo se ofreció una misa al Arcángel San Miguel en el convento que hace casi 300 años fue levantado en su honor a los pies de la Sierra del Rodenal, después de que las rocas, al desprenderse de la montaña, hubieran destrozado un monasterio anterior construido como homenaje a la victoria de los cristianos en la batalla de Lepanto, en la que participó –y de la que volvió con vida– el conde de Priego. Más de un centenar de pricenses asistieron a la homilía, que tuvo un final inesperado por casi todos, pues llegado el momento del amén, el párroco del pueblo, Francisco Martínez, les anunció que estaban invitados a comer.

carrasquilla convento comida iglesia

La Carrasquilla dio sombra suficiente al centenar de comensales. | Fotografía: Las Cuatro Esquinas.

“Todos los años se celebra la misa por la tarde pero, como este año ha caído en domingo, pensé en celebrar la misa a la una en El Cristo y después, como sorpresa, invitar a estar todos en armonía celebrando esta conmemoración”, explica el cura a Las Cuatro Esquinas. Algunas personas ya tenían la comida preparada en sus casas, o alguna faena entre manos pendiente de resolver, y no han podido quedarse a compartir mesa bajo la sombra de La Carrasquilla, pero la gran mayoría de los asistentes sí han tenido el gusto de probar la carne que había preparado el cocinero Ricardo. Una jornada de convivencia y de compartir para predicar con el ejemplo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s