Los vecinos de Priego, llamados a una nueva reunión sobre las macrogranjas mientras esperan con expectación una nueva DIA

Pueblos Vivos Cuenca celebrará este martes 20 de agosto una nueva reunión informativa en la que se actualizarán todos los detalles de los que se dispone sobre las macrogranjas porcinas que se pretenden construir en el término municipal del pueblo. La charla tendrá lugar a las 20:00 horas en la biblioteca, lo cual ya representa una novedad en sí misma ya que el anterior Ayuntamiento (que estaba a favor de las macrogranjas porque las considerada productivas) no cedía sus espacios públicos para que se realizaran este tipo de eventos.

La reunión se produce cuando todas las miradas están puestas en el boletín oficial de Castilla-La Mancha, en el que será publicada la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) de la segunda macrogranja de Priego. Aunque así lo anunció hace varias semanas el propio Gobierno regional, de momento no hay rastro del documento que autorizará o denegará la construcción de esta nueva explotación, cuya capacidad asciende a 6.180 cerdos.

En la charla intervendrán varios vecinos de Priego, que serán los que actualicen el estado de las macrogranjas locales, y también se contará con la presencia de Pepa Peralta (representante de Pueblos Vivos Cuenca) e Isaac Heras (vocal de la Asociación Para la Defensa de la Economía Responsable de Almendros). El lema de esta nueva cita es “un mundo de olores”, una versión apestada de la frase “un mundo de colores” que da la bienvenida a quienes llegan a Priego.

mani granjas

Medio millar de pricenses se manifestaron en marzo de 2018 contra las macrogranjas. | Fotografía: Juan Lozano.

Sobre el término municipal de Priego hay construida ya una macrogranja porcina en la que actualmente se ceba a casi 2.000 gorrinos. Esta explotación recibió en 2017 autorización de la Junta para aumentar sus instalaciones, lo que le permitiría tener un total de 7.000 cerdos. Sin embargo, las obras de ampliación todavía no se han ejecutado, quizá porque el Pleno del Ayuntamiento de Priego rechazó en 2018 que se le permitiera de manera excepcional incumplir las normas urbanísticas, una negativa que también afectaba a la segunda granja, la que ahora está pendiente de recibir el visto bueno de la Junta.

Además de estas dos macrogranjas, en Priego hay proyectada una tercera explotación que también tendría capacidad para 6.180 cabezas de porcino. Si todas las granjas fueran autorizadas por la Junta, en Priego llegaría a haber un total de 20.000 cerdos, 10 veces más que ahora. Estos consumirían casi 60 millones de litros de agua al año y producirían 42 millones de litros de purín, según los datos aportados por los promotores.

Las plataformas de oposición consideran que el término municipal de Priego no está preparado para soportar este consumo de agua –cada vez más escasa– y para absorber después tal cantidad de purín, que sería esparcido, como hasta ahora, en los campos de cultivo del pueblo. Además de producir malos olores, que también este verano han sido percibidos por los vecinos de Priego, los purines podrían acabar contaminando los acuíferos y el terreno, como ya ha ocurrido en otras regiones en las que se ha experimentado un auge de la ganadería intensiva similar al que se está produciendo en Castilla-La Mancha, motivado en parte por el aumento de la producción de la empresa cárnica Incarlopsa, la mayor corporación de esta comunidad autónoma.

Empresarios y sindicatos ganaderos y agrícolas defienden que la ganadería intensiva es un sector legítimo que aporta riqueza a Castilla-La Mancha y que genera empleo y contribuye a luchar contra la despoblación. En esta misma línea se mantiene el Gobierno socialista de Emiliano García Page, que sigue considerando que la ganadería intensiva es un sector estratégico para la región.

Por su parte, el nuevo Ayuntamiento de Priego está radicalmente en contra de las macrogranjas. Así lo ha expresado en multitud de ocasiones el alcalde, Salvador Martínez, que incluso ha llegado a decir que, en caso de que tenga que firmar una licencia de obra para que se construya una nueva macrogranja, presentará su dimisión para no tener que hacerlo.

El Consistorio pricense tiene ahora que resolver las alegaciones que se presentaron contra la ordenanza de gestión de purines, una normativa impulsada por varios vecinos del pueblo –y respaldada con más de 200 firmas– que limitaría mucho el vertido de purines en el término municipal. Previsiblemente, las alegaciones recibidas serán aceptadas o rechazadas por los concejales del Ayuntamiento en el próximo pleno que se celebre, previsto para septiembre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s