El Ayuntamiento cortó el agua en la madrugada del miércoles y no descarta volver a hacerlo si el depósito no se recupera

El Ayuntamiento de Priego ha cortado el suministro de agua durante la madrugada del miércoles para intentar que el depósito que abastece al pueblo recupere su nivel habitual, pues en los últimos días había descendido notablemente y eso estaba provocando una pérdida de presión en las viviendas. Ante esta circunstancia, la Alcaldía decidió que era necesario cortar el agua en la madrugada del miércoles (de 00:00 a 07:00 horas) y no descarta que tenga que volver hacerlo más adelante si la situación no mejora.

Fuentes consultadas por este periódico aseguran que el suministro se ha interrumpido en más ocasiones –o había intención de hacerlo–, y varias personas más han confirmado que las zonas más altas del pueblo (y por tanto más próximas al depósito) llevan días con problemas puntuales de poca presión e incluso sin agua.

depósito agua

Camiones de la Diputación trajeron agua a Priego en el verano de 2017 ante una situación parecida que se agravó. | Fotografía: Gabriel Arias.

Preguntado por este asunto, el alcalde de Priego, Salvador Martínez, asegura que aún no se sabe por qué el nivel del depósito está descendiendo tan rápidamente. “O hay mucha gente regando los huertos que tienen, o están llenando las piscinas, o yo no sé qué pasa, pero el depósito baja todos los días”, explica a Las Cuatro Esquinas.

No obstante, el Ayuntamiento cree que a esta situación de escasez está contribuyendo una avería que se localizó hace tiempo en una propiedad privada, en la que existe una fuga de agua que lleva consumidos más de 600 metros cúbicos, según el alcalde. “Tienen una avería gorda y les da lo mismo. Pagan el agua que les pedimos y a tomar por saco, pero están jodiendo al pueblo”, critica Salvador, que dice estar dispuesto a cortar el agua a esta propiedad si judicialmente se le permite hacerlo y nadie soluciona antes la avería.

Aunque el corte de la pasada noche estaba previsto con antelación no fue advertido a los vecinos de Priego porque, dice el alcalde, si se hubiera pregonado, muchas personas habrían llenado botellas para tener reservas y, en ese caso, al aumentar el consumo tan repentinamente, el depósito se habría vaciado al instante. A quien sí se le notificó esta interrupción del suministro fue a los hosteleros, que a las doce de la noche aún están trabajando y necesitan organizarse ante una eventualidad como ésta para poder cumplir con las mínimas condiciones de higiene. Los panaderos, que comienzan su jornada laboral a esas horas, también fueron avisados.

Los cortes de agua son ya un clásico en los veranos de Priego, y especialmente típicos del mes de agosto. Si bien es cierto que hay problemas desde hace años, durante la legislatura de Azucena Redruello se vivieron algunos episodios de especial gravedad, como el ocurrido en agosto de 2016, cuando el pueblo estuvo cinco días sin agua y sin información por parte del Ayuntamiento. La Alcaldía sólo informó de los cortes de agua a las personas y empresarios que seleccionó, lo cual provocó una enorme indignación entre numerosos vecinos del pueblo. Finalmente se descubrió que la fricción de la arena había agujereado una de las tuberías por las que sube el agua desde el pozo en el que se encuentra, a más de 200 metros de profundidad.

depósito agua

En 2017 hubo que sacar todos los tubos por los que sube el agua desde el pozo del convento. | Fotografía: Gabriel Arias.

La situación volvió a repetirse, casi en idénticas circunstancias y por el mismo motivo, justo un año después, en agosto de 2017. Durante seis días se sufrieron cortes de agua parciales y totales que provocaron pérdidas económicas al sector de la hostelería en una fecha clave para el negocio. Y al igual que un año antes, y a pesar de las críticas, el Ayuntamiento de Azucena Redruello se limitó a informar a sólo unas pocas personas. La alcaldesa defendió esta falta de transparencia alegando que si los vecinos supieran cuándo se iba a cortar el agua, llenarían garrafas y provocarían un vaciado repentino del depósito.

La alcaldesa y su teniente de alcalde, Jesús Valle, proyectaron una red alternativa para garantizar que el suministro no se interrumpiera en caso de emergencia. Ese plan b consistía en recuperar el pozo ubicado junto al río Escabas, en Minches, y reparar los desperfectos del depósito de San Juan. Esta red, que abasteció a Priego durante varias décadas, estaba fuera de uso, así que la Alcaldía pretendía invertir en su recuperación para tenerla como suministro alternativo ante una eventualidad como las que se estaban produciendo con cada vez mayor frecuencia. Se llevaron a cabo algunos trabajos puntuales pero el proyecto no llegó a nada. El Ayuntamiento de Priego tenía conocimiento de que el agua de esa captación “no es apta para el consumo humano”, según un estudio publicado por la Diputación de Cuenca en 2007.

De cara a las elecciones del pasado mes de mayo, PP, PSOE y Juntos Por Priego llevaban en sus programas electorales compromisos explícitos para mejorar el suministro de agua potable. Juntos Por Priego prometía diseñar “un plan alternativo para que el suministro de agua esté garantizado en caso de avería”, y el PSOE hablaba de redactar “un Plan de Mantenimiento y Renovación de las redes de distribución de aguas y alcantarillado”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s