PSOE, PP y Juntos Por Priego, a favor de negociar con el Obispado las condiciones que ha impuesto para ceder el Convento del Rosal

Los tres grupos políticos del Ayuntamiento de Priego, PSOE, PP y Juntos Por Priego, se han mostrado a favor de negociar con el Obispado de Cuenca las condiciones que ha impuesto para que el Ayuntamiento pueda utilizar el Convento del Rosal después de haberlo restaurado. El tema fue tratado este martes 9 de julio en el pleno de constitución, en el que la Alcaldía volvió a mostrar sus discrepancias ante dichas condiciones, que fueron leídas ante todos los concejales y, en cierto modo, fueron interpretadas como un abuso por parte de la Iglesia.

El anterior Gobierno de la Diputación de Cuenca, del Partido Popular, aprobó cuando estaba en funciones, y tras perder las elecciones, un paquete de subvenciones para rehabilitar edificios históricos de toda la provincia, entre ellos el Convento del Rosal de Priego, al que se le asignaron 530.000 euros. La rehabilitación se llevaría a cabo con dinero público y, para que pueda ser utilizado en un edificio privado, es necesario que el propietario permita que el edificio pase a manos de una institución pública durante un tiempo. En el caso concreto de Priego, el Obispado tendría que ceder el Convento del Rosal al Ayuntamiento para uso y disfrute de todos los ciudadanos.

pleno

Salvador Martínez explica a los concejales las condiciones impuestas por el Obispado. | Fotografía: Gabriel Arias.

El Consistorio ya ha recibido una carta del Obispado, a la que ha tenido acceso Las Cuatro Esquinas, en la que asegura que “no ve impedimento para proceder a una cesión temporal gratuita de dicho inmueble al Ayuntamiento, previa redacción de un convenio de cesión con el Ayuntamiento”. Por lo tanto, en primer lugar queda claro que el Obispado está dispuesto a negociar el convenio con el Ayuntamiento, sin embargo, la institución eclesiástica añade a continuación que ese convenio “contemplará las siguientes estipulaciones”. Esas estipulaciones, 13 en total, son las condiciones que el Obispado quiere que estén presentes en el convenio de cesión.

La Alcaldía de Priego, del partido socialista, considera que las condiciones del Obispado son un “abuso”, en palabras del alcalde. “Esto no lo podemos aceptar, lo tenemos que negociar. Tenemos que ir a hablar con el obispo o con quien sea y negociar, porque este contrato de verdad que no podemos admitirlo. Es un abuso por parte del Obispado. Tenemos que hacer todas las cosas el Ayuntamiento y dárselo, o sea que no se implican en nada. Y nos lo dan para 50 años, pero si realizamos un partido de fútbol hay que pedirles permiso, si queremos ir a comer a Las Monjas hay que pedirles permiso. Siempre hay que pedirles permiso para lo que queramos hacer. Ese contrato no es de cesión. A nosotros que nos pongan: esto no podéis hacer, y no haremos eso, pero no tendremos que estar pidiéndoles permiso cada vez que queramos hacer algo en Las Monjas“, criticó Salvador Martínez, haciendo especial hincapié en el hecho de que el Obispado quiere tener la última palabra sobre todas las actividades que se vayan a realizar en el convento mientras dure la cesión. “Esto no hay que admitirlo así por las buenas porque sean 530.000 euros, porque estos señores se pasan siete pueblos. Todo para ellos y no hacen nada más que poner pegas”, concluyó el alcalde.

Ángel Torres, concejal de Juntos Por Priego, se mostró a favor de “negociar” el convenio con el Obispado, e incluso sugirió la posibilidad de que ese convenio sea sometido a un referéndum ciudadano “para que decida la gente”. Por su parte, Diego Torres, concejal del PP, destacó en primer lugar que “los contratos hay que negociarlos entre dos personas”, y si bien dio por bueno que el Obispado ponga sus condiciones, se mostró a favor de “hablar” con él para ver qué condiciones “se pueden quitar y cuáles no se pueden quitar”. El otro concejal del PP, Miguel Ángel Canales, consideró que el Obispado no tendría problema en eliminar el punto que obliga al Ayuntamiento a que pida permiso para cualquier actividad que quiera celebrar en el convento: “Yo creo que ese punto se le puede ofrecer que lo elimine fácilmente. No creo que sea obstáculo para que se pueda llevar a cabo eso [la rehabilitación y la cesión]”.

diego miguel ángel

Diego Torres, izquiera, y Miguel Ángel Canales, derecha, en el pleno de constitución. | Fotografía: Gabriel Arias.

Todos ellos, además, dieron por hecho que primero hay que esperar a que se determine si son legales estas subvenciones que aprobó la Diputación del PP antes de abandonar el poder, estando en funciones y tras perder las elecciones. El Grupo del PSOE en la Diputación (que ahora la gobierna pero antes estaba en la oposición) presentó un recurso porque consideró que un Gobierno en funciones no puede aprobar un paquete de ayudas como éste, que supera los 13 millones de euros.

El alcalde de Priego asegura que ha hablado varias veces con los dirigentes de su partido para que Priego no pierda el dinero de la subvención en ningún caso. “Si no se vuelve atrás judicialemente, que nos lo manden inmediatamente [para rehabilitar el convento], y si judicialmente no se puede dar, que nos lo sigan mandando, que nos lo den al Ayuntamiento y que hagamos lo que podamos hacer con ese dinero. Que ese dinero al final termine en Priego, sea de la manera que sea, pero que venga a Priego”.

El Convento del Rosal es uno de los edificios más antiguos y emblemáticos de Priego y fue declarado Bien de Interés Cultural en los años 80 a pesar de estar en ruinas y en peligro de derrumbe. La obligación de mantenerlo en buen estado corresponde a su propietario, es decir, al Obispado de Cuenca.

Las condiciones del Obispado

Las Cuatro Esquinas ha tenido acceso a la carta que el Obispado ha enviado al Ayuntamiento comunicándole cuáles son sus condiciones para ceder el convento. Lo que se ofrece a continuación es un resumen de las estipulaciones más destacadas entre las 13 que ha impuesto el Obispado.

En primer lugar se establece que la “cesión temporal gratuita” del edificio no superará los “50 años”. Después, se exige al Ayuntamiento que “presente ante el Obispado de Cuenca el proyecto de construcción o rehabilitación”, siendo el Obispado “quien autorizará por escrito su ejecución”. El Ayuntamiento también queda encargado de tramitar, por su “cuenta y cargo”, “los permisos, tramitaciones y licencias oficiales de rehabilitación, instalación, apertura y utilización del inmueble y su actividad”.

rosal

Imagen de archivo del Convento del Rosal. | Fotografía: Gabriel Arias.

Una vez que se agote el tiempo que durará la cesión, “el inmueble quedará a beneficio de la propiedad”, pero hasta entonces el Ayuntamiento tendrá que ejecutar “cuantas obras de conservación y mantenimiento fueran necesarias para su correcto uso”. Además, y ya por último, “la utilización y uso a la que se dedique el inmueble por parte del Ayuntamiento deberá contar con la autorización por escrito del Obispado de Cuenca, quien dará, o no, libremente su aprobación a cualquier uso o actividad que se desee hacer del inmueble”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s