Carta del redactor: Si es malo para la democracia, es malo para Priego

Hay quienes se felicitan por la ‘suerte’ que ha tenido Priego. En su Ayuntamiento ha ganado las elecciones el mismo partido que también gobernará la Junta de Castilla-La Mancha y la Diputación de Cuenca, y esa tríada monocolor, dicen, traerá a nuestro pueblo muchas inversiones. Pudiera ser, pero lejos de parecerme una buena noticia, es justo lo contrario. Es la constatación de que hay personas que tienen una idea muy equivocada, y bastante perversa, de lo que es la democracia.

Las inversiones que vaya a recibir Priego son dinero público, y el dinero público no se puede gestionar con intereses partidistas. Es decir, la Junta y la Diputación no deberían premiar a los pueblos que también estén gobernados por su partido. Lo contrario sería utilizar las instituciones para dar limosna a quienes ‘votaron bien’ (porque votaron a los suyos), y castigar a los pueblos que hayan elegido a otras opciones políticas.

Llegados a este punto, muchos de vosotros pensaréis que no era necesario escribir un artículo de opinión sobre algo que es tan evidente. Bueno, pues yo os pido que hagáis memoria para recordar cuántas veces habéis escuchado a alguien felicitarse porque en su pueblo gobierna el mismo partido que en otras administraciones. No os hará falta remontaros mucho tiempo atrás, pues todos lo hemos oído antes y después de las últimas elecciones. Se lo hemos oído a nuestros vecinos, y nos lo han dicho –con más o menos sutileza– algunos políticos chantajistas que nos pedían que fuéramos a votar pensando en el porvenir de nuestro pueblo.

No es mi propósito en este artículo acusar a ningún partido de promover esta especie de caciquismo. Lo que yo quiero traer hasta aquí es el lamentable descaro con el que algunas personas, políticos y no políticos, son cómplices de estas corruptelas al sentirse afortunados de que sus pueblos estén gobernados por el mismo partido que concede las subvenciones desde la Junta o la Diputación.

Posiblemente esta coincidencia de color sea buena para Priego durante los próximos cuatro años, no lo sé, pero es una lógica que pervierte los pilares de la democracia: la independencia de las instituciones y el derecho de los ciudadanos a ser gobernados en igualdad, sin discriminaciones partidistas. Quizá tengamos por delante una buena legislatura, pero ojalá sea igual de buena para nuestros pueblos vecinos, al margen de qué partido esté en sus Ayuntamientos. Si Priego recibe un solo euro como premio por haber elegido “bien” a su alcalde, será una mala noticia para la democracia. Y si es malo para la democracia, acabará siendo malo para Priego. ¿O acaso alguien piensa que las instituciones van a estar siempre gobernadas por el mismo partido?

Gabriel Arias, fundador y redactor de Las Cuatro Esquinas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s