Nicolás Cano denuncia importantes desviaciones en las cuentas de 2016 y 2017

La Comisión de Cuentas del Ayuntamiento de Priego, integrada por Azucena Redruello y Esther Parra (Gobierno), y Nicolás Cano y Salvador Martínez (oposición), se reunió el pasado 5 de marzo para fiscalizar las cuentas generales de los años 2016 y 2017. Todos ellos participaron en esta sesión, y como viene siendo habitual, el encuentro acabó con un nuevo enfrentamiento entre la alcaldesa y los concejales opositores.

Cabe recordar que el presupuesto de 2016 fue el primero que elaboró el Gobierno del PP; el primero y el único, ya que en los años sucesivos la Alcaldía no ha presentado unas nuevas cuentas y ha optado por prorrogar las de ese año.

nicolás salvador

Salvador Martínez (izquierda) y Nicolás Cano (derecha). | Fotografías: Facebook y Gabriel Arias.

A Nicolás y Salvador les habían facilitado los detalles contables de esos años, así que tuvieron tiempo para detectar, principalmente, que tanto en 2016 como en 2017 supuestamente se produjeron importantes desviaciones presupuestarias. “Hay una cantidad de dudas impresionante”, empezó Nicolás antes de concretar qué datos son los que más le habían llamado la atención.

“En la cuenta de 2016 tenemos variaciones de 238.838 euros en gastos y 237.654 en ingresos”, denunció el concejal, que pidió explicaciones al respecto: “Alguien tendrá que explicarnos por qué no se ha ingresado lo que se presupuestó, y por qué no se ha gastado lo que se presupuestó”.

La alcaldesa, que no negó las acusaciones de Nicolás, respondió que “los ingresos dependen de la parte que los ingresa”, y que “son previsiones, no afirmaciones”. Y Nicolás, aunque dio por buena la contestación de Azucena, le recordó no obstante que en este caso la previsión había fallado considerablemente. “Los prepuestos están para que se tenga previsto lo que se va a ingresar. Puede haber variaciones, pero no del 25%. Ese es el quid de la cuestión”, continuó el concejal.

azucena

La alcaldesa de Priego, Azucena Redruello, en una imagen de archivo. | Fotografía: G.A.

La alcaldesa le pidió entonces que concretara en qué partidas se había producido ese desfase, así que Nicolás enumeró algunas de ellas. Por ejemplo, dijo, se ingresaron 32.000 euros menos de lo previsto en concepto de IBI, y 43.000 euros menos de los tributos del Estado. Azucena no quiso saber más y tampoco se mostró dispuesta a ofrecer explicaciones; simplemente reiteró que “las previsiones son previsiones”. “No vamos a seguir. Si usted quiere hacer una reclamación, hágala por escrito”, dijo la alcaldesa para así dar por concluida la intervención de Nicolás.

Dadas las circunstancias, tanto él como Salvador Martínez (concejal del Grupo Socialista), creyeron que lo mejor era abandonar la sala, no sin antes dejar constancia de que votaban en contra de estas cuentas.

Además, Salvador quiso criticar que la alcaldesa no hubiera presentado antes las cuentas generales de 2016 y 2017, tal y como le venía requiriendo el Tribunal de Cuentas para así poder analizar cuál ha sido la gestión económica de la Alcaldía pricense. Para excusarse, Azucena recurrió al argumento que utiliza siempre que se le recuerda este detalle: “¿No sabe que no hemos tenido secretario durante cuatro largos periodos y que esto lo elabora el interventor-secretario del Ayuntamiento?”. Sin embargo, tal y como les contó este periódico hace unos meses, la última vez que la alcaldesa se escudó en el servicio de secretaría para justificar el retraso de las cuentas, la secretaria del consistorio se defendió contundentemente: “Yo no puedo ser la responsable de todo lo que pasa. Las providencias están para que se firmen, y una vez que se firmen se sigue el procedimiento. Yo no soy la responsable de todo. El expediente está iniciado a falta de firma, una vez que se firme seguirá adelante. Las providencias de la Alcaldía sobre aprobación de cuentas están colgadas en Gestiona [la web interna que utilizan los trabajadores del Ayuntamiento] desde dos días después de la aprobación del Pleno. Si no se firman yo no puedo continuar con el procedimiento”.

Tanto Azucena como Esther (que no dijo ni una sola palabra en toda la sesión) dictaminaron a favor de las cuentas generales, así que el voto de calidad de la alcaldesa sirvió para desempatar. Las cuentas están ahora expuestas en el ayuntamiento para que cualquier ciudadano las examine y presente su impugnación si lo considera oportuno. Después serán votadas en pleno y, por último, enviadas al Tribunal de Cuentas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s