Un Jueves Lardero por los suelos

Por más que se repita la estampa, y por más que se haya convertido en parte del paisaje pricense, no deja de sorprender y no puede dejar de denunciarse. Así lo creen, al menos, quienes ya se han acostumbrado a salir de paseo al campo con una bolsa de plástico en el bolsillo para recoger la basura que otros tiran sin ningún pudor. Y una vez más, los afectados se han puesto en contacto con Las Cuatro Esquinas para denunciar esta desvergüenza.

En esta ocasión la denuncia llega tras la celebración de Jueves Lardero el pasado 28 de febrero. Los lugares preferidos de los pricenses para comerse la tortilla de patata en esta jornada campera son cueva tomás, el puente Liende, el Convento de San Miguel y Las Monjas. Pues bien, al menos dos de estos sitios amanecieron al día siguiente llenos de latas de refresco, bolsas de plástico, litros de cerveza, servilletas de papel y bolas de papel de aluminio.

 

 

A juzgar por lo que se aprecia en las imágenes remitidas a este periódico podría decirse que algunos vecinos de Priego, jóvenes y mayores, no sienten demasiado respeto por el lugar en el que viven, ya que tras la celebración de Jueves Lardero las mesas del merendero del puente Liende aparecieron rodeadas de basura, exactamente igual que las inmediaciones del Convento de El Rosal.

La limpieza de Priego, de sus calles, ha sido una de las críticas más extendidas durante las últimas legislaturas. Muchos vecinos consideran que el servicio de limpieza viaria está mal organizado, pues pasa demasiado tiempo en el centro del pueblo y no el suficiente en las zonas periféricas.

Pero los responsables políticos que han pasado por el Ayuntamiento, e incluso algunos ciudadanos, creen que el verdadero problema es que los pricenses son demasiado sucios; no todos ellos, pero sí un grupo importante que se hace notar. Y en el campo, donde no existe un servicio al que poder culpar y la limpieza depende exclusivamente del respeto que los ciudadanos sientan por su entorno, el civismo también brilla por su ausencia.

Se pudo comprobar hace dos semanas, cuando una docena de voluntarios limpiaron varias zonas próximas al río Escabas en las que se acumulaban cientos de kilos de basura. Los voluntarios llevaban intención de limpiar un lugar concreto, pero mientras se dirigían hacia él comprobaron que las orillas de los caminos y las inmediaciones de los huertos están muy sucios, así que limpiaron lo que pudieron y dejaron parte de la suciedad para otra ocasión.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s