Medio Ambiente confirma que el Ayuntamiento tiene que clausurar la escombrera

La Consejería de Medio Ambiente ya ha advertido al Ayuntamiento de Priego de que tiene que clausurar la escombrera en la que los vecinos del pueblo llevan décadas deshaciéndose de sus residuos. “Medio Ambiente está advirtiendo desde hace tiempo a todos los Ayuntamientos que tienen vertederos ilegales en su término municipal, de que tienen que sellarlos y restaurarlos. En el caso de Priego, se ha hecho lo mismo”, confirman a Las Cuatro Esquinas desde la Junta. 

Situada entre Priego y Albendea, a escasos dos kilómetros del cementerio, en esta escombrera se acumulan miles de toneladas de materiales de construcción, electrodomésticos, muebles e infinidad de enseres que forman un muro de 20 metros que los pricenses han ido construyendo sin prisa pero sin pausa. Una montaña Frankenstein en la que lo antiguo se mezcla con lo moderno.

escombrera vertedero

La escombrera de Priego, en 2017. | Fotografía: Gabriel Arias.

Sea como fuere, la escombrera tendría que haber sido clausurada hace al menos una década. Fuentes medioambientales explican a este periódico que está terminantemente prohibida la existencia de vertederos ilegales como este, aunque en España se cuentan por cientos. El pasado 8 de noviembre la Comisión Europea dio un ultimátum a nuestro país advirtiéndole, una vez más, de que aún quedan 1.513 vertederos ilegales, algo que vulnera la normativa europea sobre tratamiento de residuos. Si España no pone fin a esta situación, las autoridades comunitarias amenazan con acudir al Tribunal de Justicia de la UE.

La Junta de Castilla-La Mancha asegura que “por el momento” no se ha abierto expediente sancionador contra la escombrera de Priego, aunque las autoridades, o incluso cualquier ciudadano, podrían presentar una denuncia si considerasen que el Ayuntamiento ha tenido tiempo más que de sobra para solucionar este problema.

El caso es que problemas hay muchos y el cierre de la escombrera también supone un perjuicio para los empresarios de la construcción, que ahora tienen que llevar sus escombros hasta la planta de tratamiento de Cuenca. “Las empresas que generan residuos de la construcción tienen la obligación de llevarlos a plantas de tratamiento autorizadas. La más próxima está en Cuenca, aunque el Gobierno regional está intentando fomentar que emprendedores pongan en marcha otras por la provincia, pues son necesarias”, explican desde la Junta.

punto limpio 3-001_opt

Estado de suciedad que presenta el punto limpio habitualmente. | Fotografía: LCE.

Por otra parte, muchos de los residuos que se vierten en la escombrera (principalmente electrodomésticos y muebles) en realidad deberían ser llevados al punto limpio, situado justo a medio camino. Pero la gestión de este servicio es caótica y las instalaciones están siempre en pésimas condiciones. El Ayuntamiento dice que no tiene recursos para evitar los saqueos, la falta de civismo y para mantenerlo en orden, así que la basura se acumula por todas partes. Y la Diputación no vacía los contenedores si los residuos no están en orden y bien clasificados, de manera que el punto limpio de Priego está siempre en una situación lamentable, lo cual desincentiva su uso.

Así pues, la pelota está ahora en el tejado del Ayuntamiento, que deberá proceder a “sellar” la escombrera municipal. Pero además, la Consejería de Medio Ambiente añade que las autoridades pricenses también se tendrán que encargar de “restaurar” la zona, totalmente degradada por la acumulación de residuos, muchos de los cuales acaban esparcidos por los campos de cultivo aledaños, algo que incluso ha provocado pequeños incendios en los meses de verano. Posiblemente ese plan de restauración pase por limpiar los alrededores y utilizar tierra para tapar la montaña de escombro, aunque estos detalles todavía no se han confirmado oficialmente.

escombrera vertedero

Miles de toneladas de escombro y residuos se amontonan en este lugar. | Fotografía: G.A.

Junto a esta escombrera, en otra parcela que se encuentra a no más de 200 metros, los camiones de la basura vertían la basura que recogían en todos los pueblos de la comarca de Priego. En este caso, puesto que los residuos eran mayoritariamente plásticos, se acumulaban durante varios días y después se les prendía fuego. Aquello ocurrió hasta hace aproximadamente una década, cuando fue construida la planta de tratamiento de residuos sólidos urbanos de Cañaveras, en la que ahora se gestiona la basura de manera eficiente.

Pero en Priego ha habido muchas más escombreras. Las hubo junto al cementerio, a mitad del camino del Convento de San Miguel de la Victoria, a pocos metros del almacén del trigo, en las últimas curvas de la carretera de Villaconejos, en las eras de San Roque, etc. Todas ellas están abandonadas, y salvo algún vertido puntual, ya nadie las utiliza. Sin embargo, casi ninguna ha sido restaurada convenientemente, por lo que persiste el impacto visual y medioambiental, y se podría llegar a trasladar el mensaje equivocado de que son sitios en los que todavía se pueden verter escombros.

Mientras el Ayuntamiento clausura la escombrera y los vecinos se hacen a la idea de que ya no pueden utilizar ni este ni ningún otro vertedero ilegal, las personas que ya están respetando la prohibición esperan que la Administración les dé una solución que no pase por recorrer 120 kilómetros de ida y vuelta hasta Cuenca cada vez que quieran deshacerse de un remolque con escombro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s