Azucena Redruello se niega a ceder un local para que se imparta un curso que forme a los posibles trabajadores de la residencia

La alcaldesa de Priego no quiere ceder un local del ayuntamiento para que una empresa privada, contratada por la Junta, ofrezca un curso de formación para los posibles trabajadores de la residencia de mayores, que se espera que genere 35 empleos directos. Los concejales de Priego llevan nueve meses intentando que Azucena Redruello facilite un espacio para que se realice esta actividad, pero ella se ha negado rotundamente.

La cuestión se abordó por primera vez en el pleno del pasado mes de marzo. El Grupo Socialista y Nicolás Cano (concejal no adscrito) aprobaron una moción para que se homologara una de las salas del edificio de las antiguas escuelas, con el propósito de adecuarla para que fuera posible llevar a cabo en ella este curso de formación. La Alcaldía hizo caso omiso, por lo que en el siguiente pleno los concejales le preguntaron por qué aún no había homologado el aula.

Azucena les indicó que la oposición no puede aprobar mociones vinculantes en este sentido porque “la competencia es de la Alcaldía”. “Estamos hablando de tirar un tabique para hacer un aula”, dijo con indignación Luis Alberto Canales (Grupo Socialista), presentando el tema como una sencilla gestión que facilitaría que muchas personas del pueblo hicieran esta formación para, al menos, poder optar a trabajar en la residencia de mayores, cuya apertura está prevista para enero de 2019.

La alcaldesa, ante las críticas de los concejales –que la acusaron de boicotear la puesta en marcha del servicio–, explicó el por qué de su negativa. Según Azucena, el curso sería impartido por “una empresa”, de manera que ella no puede ceder un espacio público para un beneficio privado. “Eso lo prohíbe la ley”, añadió. Desde la oposición le explicaron que esta empresa, aun siendo privada, está contratada por la Junta de Comunidades para impartir cursos de formación como este, así que no habría problema en ceder un local público para una empresa privada contratada por la administración.

azucena

La alcaldesa de Priego, Azucena Redruello, en el pleno de septiembre. | Fotografía: Gabriel Arias.

El argumento fue utilizado nuevamente en el pleno de septiembre, cuando la oposición volvió a insistir en la necesidad de que este curso se lleve a cabo. “Los locales municipales no son para ninguna empresa privada con ánimo de lucro. Eso es un negocio”, reiteró la alcaldesa ante los concejales opositores y la treintena de personas que asistieron como público a este pleno. Por su parte, Luis Alberto Canales advirtió de que en Cañaveras han tomado la delantera y ya se ha hecho este curso “porque se han enterado de que se va a abrir la residencia de Priego”

Pero esta vez, Azucena añadió una nueva excusa. Según dijo, es posible que en Priego no haya gente interesada en hacer el curso. “Vamos a empezar viendo qué gente de Priego [quiere hacer el curso], porque ahora en la vivienda de mayores queremos meter a una persona más y no encontramos. Han renunciado 12 o 16 personas, y tres personas de Priego que fueron a Cañaveras al curso, no quieren”, aseguró la alcaldesa. Salvador Martínez (PSOE) le preguntó por qué motivo esas personas no quieren trabajar en la vivienda de mayores, algo a lo que Azucena prefirió no responder, alegando que las razones son “privadas”.

Así pues, la alcaldesa se comprometió a realizar “un listado de personas de Priego que estén interesadas en hacer ese curso, porque si vamos a coger a los del pueblo de al lado, vamos a hacer competencia a los de Priego”. Eso sí, paradójicamente, se mantuvo firme en que no cedería ningún espacio público para que se impartiera la formación.

esther parra azucena redruello

Esther Parra y Azucena Redruello en un acto de 2017. | Fotografía: Gabriel Arias.

Pero una vez más, Esther Parra (PP) puso la puntilla a las excusas de su compañera la alcaldesa. “Hay un local que, si se quiere, vale sin hacer aula. Yo ya he estado hablando con Paulina, la que los daba [los cursos], y hay un local en la biblioteca”, desveló mientras hablaba con uno de los concejales de la oposición, un comentario que quedó grabado por Las Cuatro Esquinas. De las palabras de Esther –que ha demostrado tener criterio propio al oponerse a algunas de las medidas de Azucena– se deduce que si la alcaldesa quisiera, no sería necesario tirar ningún muro ni habilitar ningún aula, ya que existe un espacio adecuado para tal actividad: una de las salas del edificio de la nueva biblioteca.

Desde la Junta confirman a este periódico que tienen intención de “hacer un curso” pero que todavía no pueden ofrecer más detalles. El Gobierno regional ha privatizado la gestión de la residencia, por lo que será la empresa seleccionada (cuyo nombre aún no ha trascendido) la que seleccionará a los trabajadores. El concejal Alfonso Biurrún (PP) dijo en abril que un representante de la Junta le había dicho que “no nos pueden garantizar” que la empresa vaya a contratar a “gente de aquí”.

La alcaldesa de Priego ha sido poco colaboradora con las gestiones para abrir la residencia de mayores. En 2016 dijo que no tenía prisa (“prisa no tengo”, literalmente) por solucionar uno de los problemas por los que el edificio continuaba cerrado. Después, el delegado de la Junta en Cuenca denunció que llevaba “cuatro meses” esperando a que Azucena le diera cita para visitar la residencia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s