Carta abierta a la señora alcaldesa de Priego, por Martín Muelas, director del curso ‘Leer y entender la poesía’

CONTEXTO: En el Pleno del 14 de junio, la alcaldesa de Priego, Azucena Redruello, dijo lo siguiente refiriéndose a la organización del curso Leer y entender la poesía, celebrado en el pueblo durante 15 años hasta que ella decidió dejar de colaborar:

“A los poetas se les dio 2.500 euros de Priego que procedían de Diputación, 1.000 que procedían de Globalcaja y que también eran para Priego, más gastos varios: como exposición, un conjunto musical, inscripciones que pagábamos a los alumnos para que llenasen el salón de actos puesto que no iba nadie. Además de otras cosas varias como hospedaje, comida, bebida. Sí, bebida que no faltase. Y hospedaje con señoritas de dudosa… no, de comprobada reputación”.

Martín Muelas, director del curso entre 2000 y 2016, ha enviado a Las Cuatro Esquinas esta carta para contestar a las palabras de la alcaldesa.


Señora Alcaldesa:

He leído con estupor e incredulidad las palabras que, según la reseña ofrecida por el periódico Las Cuatro Esquinas, pronunció en el Pleno del 14 de junio para referirse con desprecio al curso Leer y Entender la Poesía, que estuve dirigiendo en Priego desde el año 2000 hasta el año 2015, justo el año de su toma de posesión como alcaldesa. Dichas declaraciones, de ser ciertas, sólo pueden obedecer a su ignorancia sobre la materia, pues no quiso entender mis explicaciones aquel año en el despacho de la Alcaldía, o –lo que es más probable– obedecen a una maldad intencionada; no entraré en valorar sus afirmaciones respecto a otros asuntos, aunque me parece que “ese soberano pueblo de Priego” al que usted alude ya tiene sentencia dictada sobre usted y, de no poner remedio, sobre la organización política que la sustenta.

Me permito refrescar su memoria sobre los datos que ya le aporté entonces y, de paso, que sean de conocimiento público. La iniciativa para llevar a cabo el curso la tomaron Diego Jesús Jiménez y Antonio Carvajal, quienes nos pidieron colaboración a Juan José Gómez Brihuega y a mí mismo para que hiciéramos las gestiones oportunas ante la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM) y otras instituciones y que Priego contara con un Curso de Verano de calidad internacional. La UCLM, El Ministerio de Cultura, La Diputación, la extinta CCM –Globalcaja después–, el Ayuntamiento de Priego hasta ese año, Ángel Pérez, numerosos pricenses anónimos, y un sinfín de estudiosos y amantes de la poesía hicieron posible que la ciudad de Priego se convirtiera durante una semana en referente cultural en todo el Estado, compitiendo con los Cursos de El Escorial.

Para que se haga una idea, esos poetas a los que usted se refiere de manera despectiva son, entre otros, intelectuales, profesores y poetas de la categoría de José Hierro, Antonio Gamoneda, Pablo García Baena, Félix Grande, María Victoria Atencia, Francisco Brines Labordeta, Vázquez Montalbán, Guillermo Carnero, Francisca Aguirre, Luis Alberto de Cuenca, Antonio Rey, José Corredor, Martínez Sarrión, Carlos Sahagún, Díez de Castro … Es decir, nombres todos ellos que tal vez para usted no supongan mucho pero entre los que se encuentran Premios Cervantes, Premios Nacionales de Poesía, Premios Reina Sofía, Premios Nacionales de Investigación, Catedráticos y asistentes diversos con un sinnúmero de otros reconocimientos sociales y científicos que hicieron de Priego una ciudad con nombre en el panorama cultural español de los primeros quince años del S. XXI; todo ello permitió que nos visitaran Secretarios de Estado, Directores Generales, Consejeros, Presidente de la Diputación y otras autoridades que se sentían honradas con su visita a Priego y que fueron pretexto para alguna que otra inversión… justo hasta que usted llegó.

Por el respeto que todos ellos se merecen, alguno ya fallecido, y para reivindicar el buenhacer que usted se empeña en empañar le dirijo esta carta abierta para que tenga noticia cierta de la historia y no la reinvente a su manera; a la vez, servirá también para que la ciudadanía conozca sin prejuicios ni anteojeras algunas manipulaciones vertidas sin pudor.

Como le decía, el curso Leer y Entender la Poesía es un Curso de Verano de la UCLM y se rige por las normas académicas, económicas y de gestión que están establecidas para estos cursos, con el correspondiente control de gestión. Desde la Dirección, nos encargamos de elaborar el programa académico y fijar el Presupuesto de Ingresos y Gastos, para lo que contactamos con las diversas instituciones interesadas en participar. Las ayudas del Ministerio se gestionan directamente desde la Universidad, al igual que los ingresos de matrícula. Las ayudas de Diputación, Globalcaja y CCM se hacían siempre a través del Ayuntamiento, por cuanto es la institución directamente implicada en el entorno y parece lógica su participación en este sentido. Por tanto, “a los poetas”, como usted dice, el Ayuntamiento de Priego nunca les dio nada pues el dinero que venía de Diputación y Globalcaja era un dinero finalista que se concede para la realización del curso.

En cuanto a las suscripciones a las que también hace referencia, debiera saber que la norma exige un mínimo de 25 alumnos para la realización de estos cursos, que se han cubierto con creces casi todos los años, pero que en algún caso concreto fue necesario completar con asistentes asiduos del pueblo que no tenían inconveniente en colaborar con los 50 euros de la matrícula. Para implicar a los jóvenes, se les estimuló algún año con una beca y, en la última edición, fue precisamente la aportación particular de un pricense ilustre quien dotó 10 becas (500 euros) para jóvenes estudiantes de la ciudad. Como me pidió discreción para que no se entendiera que él se oponía al boicot que usted llevaba a cabo, callo su nombre, aunque usted sabe a quién me refiero.

En definitiva, puedo asegurarle que las acusaciones explícitas que hace sobre algún uso indebido de los gastos son falsas y mezquinas por su parte; antes al contrario, todos los participantes en el curso, especialmente los que siempre se implicaron en el mismo, y que usted bien conoce, tuvieron que poner dinero de su bolsillo para mantener el curso pues entendían que es un bien para sus vecinos, aunque usted pueda pensar que es un fraude. La asistencia, en cualquier caso, tanto de personas del lugar como foráneas fue siempre muy superior a lo que es habitual en estos actos.

El impacto económico que el curso pudo tener sobre Priego y que usted boicoteó es difícil de valorar en sus justos términos. No obstante, puedo decirle que el presupuesto rondaba los 5.000 euros, la mayor parte de los cuales se gastarían en establecimientos de la localidad, por no hacer referencia a la publicidad gratis que se obtenía en la prensa nacional para promover ese concepto de turismo rural y cultural por el que luchan tantos pueblos y ciudades cuyos dirigentes no quieren volver a las cavernas de viejos enfrentamientos. Priego fue protagonista de titulares nacionales en horas de máxima audiencia.

He subido un tanto el tono de mis palabras porque es verdaderamente indignante el comentario soez y machista que hace : “Y hospedaje con señoritas de dudosa… no, de comprobada reputación”. Indignante si viniera de un hombre, pero mucho más puesto en boca de mujer, a no ser que haga de madama que controla los servicios.

En definitiva, y para terminar, está ofendiendo a todo un colectivo que hizo de Priego un lugar para el encuentro en libertad y para contribuir a la mejora de la calidad de vida de sus ciudadanos; ofensa, por lo demás, absolutamente injustificada y que con la misma está privando a sus conciudadanos de una ventana al mundo que nunca viene mal, a la vez que contribuye al progreso material. Como alguno de ellos ya no se puede defender, me permito hacerlo yo para intentar salvaguardar su buen nombre y para insistirle una vez más en el grave error que comete al demonizar el curso de Priego y a las personas que lo hicimos posible. Aunque, como decimos por aquí, no hay más ciego que el que no quiere ver ni mal que cien años dure.

Que las aguas del Escabas alivien su mente y que pase buen verano.

Martín Muelas Herraiz.
Director del curso Leer y Entender la Poesía de la UCLM.
Catedrático de Didáctica de la Lengua y la Literatura en la UCLM.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s