2017 acabó como el segundo año más seco de la última década en Priego

En lugar del titular que acaban de leer, para este artículo se podría haber elegido otro que, aun siendo menos informativo, resume perfectamente la sequía a la que se enfrenta el campo pricense: La fuente del Villar se ha secado este año por primera vez en mucho tiempo. En 2017 llovieron 351 litros por metro cuadrado a lo largo de 51 días. Es un 45% menos que en 2016, el segundo año más lluvioso de la última década. Por contra, como ya se apuntaba en el titular de esta noticia, 2017 ha terminado como el segundo más seco. Solo llovió menos en 2015, cuando se acumularon 329 litros.

grafico lluvias anuales

Litros de lluvia acumulados y días de lluvia | Fuente: Jesús Parra Fernández.

Según los datos que Jesús Parra Fernández ha facilitado a este periódico, septiembre fue el mes en el que menos precipitaciones se registraron: solo llovió un día, el 22 de septiembre, y solo cayeron 8 litros por metro cuadrado. El dato es todavía más desastroso si se tienen en cuenta que no había caído ni una sola gota desde el 28 de agosto (casi un mes antes) y que no volvió a llover hasta el 18 de octubre (casi un mes después). Es decir, en 50 días solo hubo una ocasión para la lluvia. Y la ocasión fue más bien raquítica.

Aun así, sorprendentemente, el verano de 2017 fue el más lluvioso de los últimos 10 años, de hecho, junio fue el mes con mayores precipitaciones (55 l/m2), y julio y agosto también estuvieron muy por encima de los registros que suelen darse en esas fechas. No así el otoño, que se presentó muy seco: 23 litros cayeron en octubre (en dos días de lluvia) y 20 l/m2 en noviembre, también a lo largo de dos días. Son datos muy inferiores a los que se registraron en 2016. La situación mejoró ligeramente en diciembre, que no fue un mal mes si se compara con años anteriores.

lluvias comparativa 2016 2017

Comparativa de las precipitaciones mensuales 2016-2017 | Fuente: J.P.F.

Pero sin duda, 2017 fue especialmente seco si centra la mirada en los meses de invierno y primavera. Enero, febrero, marzo, abril y mayo acumularon 139 litros de lluvia, un 66% menos que en el mismo periodo del año anterior. Es entonces cuando debe llover para que el campo pueda hacer frente a la sequía del verano.

Como consecuencia, a mediados de año empezaron a secarse buena parte de los manantiales del término municipal de Priego, entre ellos el que abastece a la fuente del villar. Son muchos los que dicen que nunca antes la habían visto así, sin una sola gota de agua. Pero sin duda, la sequía se hizo visible para la mayoría de los pricenses cuando la fuente del chorrillo empezó a hacer honor a su nombre. Por el tiempo de más que se tarda en llenar ahora una botella, podría decirse que este manantial ha perdido la mitad de su caudal.

Y otra consecuencia que quizá todavía no se esté notando demasiado pero que sin duda se notará en los próximos años, es que el pozo que abastece a todo el pueblo de Priego, situado a una profundidad de 200 metros bajo el Convento de San Miguel, ha perdido 6 metros de nivel entre los veranos de 2016 y 2017. Así lo confirmó a este periódico en agosto el teniente de alcalde, Jesús Valle, según el cual, este manantial, que lleva en funcionamiento una década, podría estar llegando al final de su vida útil.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s