Alcaldía y oposición intentaron pagar a los trabajadores del Ayuntamiento solo con la firma de la alcaldesa

Este mes de diciembre los empleados del Ayuntamiento cumplirán cuatro meses sin cobrar sus nóminas. Son 20 las familias que están sufriendo esta situación, fruto del enfrentamiento judicial que mantuvieron desde septiembre la alcaldesa y la nueva secretaria-interventora, Isabel Ovejero. Su firma es imprescindible para pagar a los empleados municipales, y como Isabel todavía no se ha incorporado a su puesto de trabajo, los funcionarios siguen sin cobrar.

Conscientes de esta situación, la Alcaldía y los concejales de la oposición acordaron a mediados de diciembre que se pudieran pagar las nóminas solo con la firma de la alcaldesa. El acuerdo fue unánime, pero en el último momento surgió un problema que frustró los planes de la Corporación: las entidades bancarias con las que trabaja el Ayuntamiento supuestamente se negaron a realizar el pago si no contaban con la firma de un secretario, según han explicado a este periódico varias fuentes consultadas.

DSC_1438_opt

La alcaldesa se dirige a los concejales del PSOE en uno de los Plenos celebrados | Foto: Gabriel Arias.

La propuesta surgió de la Alcaldía, empujada a ello por varias personas que trataban de solucionar el problema surgido. El concejal socialista Joaquín Canales confirma a Las Cuatro Esquinas que la alcaldesa les envió el documento con la proposición el 12 de diciembre. El texto decía así: “De conformidad con la señora alcaldesa para que los bancos gestionen únicamente con su firma los pagos de nóminas del personal, ante el grave problema que supone la situación actual durante varios meses, causada por la baja de enfermedad común de la señora Isabel Ovejero García desde su toma de posesión el 18 de septiembre y la incapacidad de suplirla, hasta su nueva incorporación”. A continuación se mencionaba a todos los concejales del Ayuntamiento para que cada cual plasmara su firma.

Las Cuatro Esquinas ha tenido acceso a ese documento y a otro texto en el que la alcaldesa proponía que también se pudieran pagar, solo con su firma, “las facturas de los servicios prestados al Ayuntamiento (Servicio de limpieza de edificios, Servicio de limpieza viaria y Servicio Técnico Municipal)”.

nomina

Uno de los escritos enviados por la Alcaldía a los concejales | Fuente: Las Cuatro Esquinas.

La Alcaldía se cubrió las espaldas

La medida propuesta por la Alcaldía no era demasiado ortodoxa ya que los pagos siempre requieren la firma del secretario-interventor porque es él, como cargo independiente, quien debe acreditar que respetan la ley y que están debidamente justificados. Por ello, la Alcaldía decidió cubrirse las espaldas pidiendo asesoramiento y elaborando un tercer documento en el que se acogía a una serie de leyes.

La Alcaldía empezaba el escrito detallando la crítica situación que están viviendo los trabajadores del Ayuntamiento y recordando que tienen “derecho a percibir sus retribuciones” y que “el impago de nóminas puede afectar a situaciones de primera necesidad a las familias de los/as trabajadores/as”.

Además, tal y como establece la Ley Reguladora de las Haciendas Locales, “es obligado y prioritario el pago en concepto de gastos de personal por nóminas así como el cumplimiento de las obligaciones para con la Tesorería General de la Seguridad Social y Hacienda Pública”. Y en todo caso –insistía la Alcaldía–, las “nóminas hacen referencia a pagos por conceptos retributivos que se repiten mensualmente y que, por tanto, han sido fiscalizados previamente”.

En todo caso, Azucena Redruello estaba dispuesta a informar al Pleno sobre todas estas medidas y a que quedaran reflejadas en un diario de sesiones, de acuerdo a los consejos que recibió la alcaldesa.

El escrito, modificado a última hora

Según explican a este periódico desde el partido socialista, la alcaldesa hizo una primera versión del escrito bien distinta. Supuestamente, Azucena Redruello les entregó un documento en el que les pedía su conformidad “para que los bancos gestionen únicamente con su firma los pagos pendientes”. Es decir, todos los pagos pendientes y no solo las nóminas del personal y las facturas de los servicios prestados.

Los socialistas aseguran que se negaron a apoyar esta primera propuesta porque sería darle una “carta en blanco” a la alcaldesa. Además, recuerdan que una medida tan extraordinaria como esta solo podía servir para solucionar un problema urgente como es el pago de las nóminas, no para controlar todos los pagos del Consistorio. De hecho, incluso un concejal del Grupo Popular transmitió estas mismas sugerencias realizadas por los socialistas. Finalmente, la Alcaldía cambió el texto.

Por su parte, Nicolás Cano, concejal del Grupo Mixto, se suma a las críticas del PSOE respecto a esta última cuestión. No obstante, también apoyó la propuesta de la Alcaldía cuando se ciñó exclusivamente al pago de nóminasLa alcaldesa no ha respondido a las preguntas que este periódico le ha plateado sobre este tema.

Mientras tanto, los empleados del Ayuntamiento terminarán el año sin cobrar su nómina y es posible que no se les pague hasta finales de enero. Quizá para entonces haya secretarios disponibles en la bolsa de interinos de la Junta de Comunidades y alguno de ellos sea destinado al Consistorio pricense.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s