El Ayuntamiento perderá miles de euros si no justifica una serie de gastos antes del 31 de enero

La ausencia de secretario-interventor en el Ayuntamiento de Priego está provocando una situación extremedamente difícil que se complica cada día que pasa. Además de que los empleados municipales llevan cuatro meses sin cobrar sus nóminas, el problema se extiende ahora a las finanzas del Consistorio, que se podrían ver seriamente dañadas si antes del 31 de enero de 2018 no se justifican una serie de gastos.

Según informan a este periódico fuentes conocedoras, el Ayuntamiento tiene de plazo hasta esa fecha para justificar los gastos que ha realizado en materia de bienestar social, y una vez justificados, la Junta de Comunidades le devolverá el dinero. Sin embargo, para llevar a cabo esos justificantes es necesaria la firma de un secretario-interventor, algo que en Priego brilla por su ausencia desde que la nueva secretaria, Isabel Ovejero, se dio de baja por enfermedad el pasado mes de septiembre tras mantener un conflicto con la Alcaldía que acabó en los juzgados.

Fachada Ayuntamiento

Fachada del Ayuntamiento de Priego | Foto: Gabriel Arias.

Recordemos que el Ayuntamiento dispone de varios servicios públicos que dependen de la Junta de Comunidades: Centro de la Mujer, Vivienda de Mayores, Servicios Sociales, Ayuda a domicilio, etc. En un primer momento el Ayuntamiento paga los costes que generan estos servicios y después la Junta le devuelve todo el dinero. Eso sí, con una condición: que el 31 de enero estén justificados los gastos generados por cada servicio. De lo contrario, el Gobierno regional solo pagará los gastos justificados y el resto serán asumidos por las arcas municipales, según relatan las fuentes consultadas por Las Cuatro Esquinas.

En los presupuestos que elabora el Ayuntamiento se especifica que Priego recibe cada año unos 200.000 euros de la Junta para pagar todos los gastos generados (y justificados) en el área de Bienestar Social. La mayor parte del dinero se destina a pagar las nóminas de los trabajadores, pero también se producen costes más allá del personal. Por ejemplo, la Vivienda de Mayores recibe entre 25.000 y 30.000 euros anuales (más el 75% de la pensión de cada residente) no solo para pagar los salarios de las tres personas que cuidan a los ancianos, sino para comprar comida, productos de limpieza, reparar desperfectos, etc. Además, puesto que estos servicios públicos también se prestan en otros 35 pueblos de la comarca, los trabajadores tienen que realizar viajes que después también se cobran a la Junta.

Según ha sabido este periódico, a lo largo de 2017 se han podido justificar algunos gastos, de manera que no todo está perdido. Pero, en cualquier caso, todavía quedan muchas cantidades por acreditar ante la Junta. Y ese es el dinero que quizá tenga que asumir el Ayuntamiento con sus propios recursos. Aunque las fuentes consultadas no han podido cuantificar el dinero que queda por justificar, aseguran que la cantidad podría rondar los 100.000 euros.

Esta situación podrá evitarse si la Diputación de Cuenca envía al Consistorio pricense alguno de sus secretarios para que firme los certificados que se presentarán ante la Junta. Sin embargo, actualmente la institución provincial solo tiene tres secretarios (de cuatro que suele haber) y están realizando labores en varios pueblos conquenses, de manera que desplazarse a Priego les supondría un esfuerzo adicional ya que antes de firmar ningún papel deberán revisar numerosa documentación para asegurarse de que están actuando correctamente.

Por otro lado, la posibilidad de que la nueva secretaria de Priego vuelva al Ayuntamiento antes de febrero es bastante improbable, y la bolsa de secretarios interinos de la Junta de Comunidades sigue vacía porque todavía no se han corregido los exámenes de quienes se presentaron candidatos. Así pues, todas las miradas están puestas ahora en los secretarios de la Diputación de Cuenca.

Cuatro meses sin secretaria

El Ayuntamiento trató de sustituir a la nueva secretaria en noviembre, cuando supo que había perdido la demanda y que, por lo tanto, Isabel Ovejero estaría de baja hasta febrero de 2018. La Alcaldía pidió ayuda a la Junta de Comunidades (pero, como ya se ha dicho antes, la bolsa de interinos estaba vacía) y a la Diputación, donde le indicaron que sus secretarios no pueden cubrir una baja permanentemente porque solo realizan trabajos puntuales.

La secretaria pedía un mes de permiso de lactancia y 12 días de vacaciones que le correspondían por su anterior trabajo en otro Ayuntamiento. La alcaldesa se negó a aceptar esta petición alegando que el Ayuntamiento no podía quedarse sin servicio de Secretaría durante tanto tiempo, así que le ofreció jornada reducida para que Isabel pudiera combinar su vida laboral y familiar. Si Azucena Redruello hubiera aceptado las condiciones que le pedía la secretaria, esta se habría incorporado al Ayuntamiento a principios de noviembre. Pero no fue así, y el conflicto acabó en el juzgado y con el Ayuntamiento totalmente sumido en una situación de bloqueo absoluto.

Para realizar este artículo Las Cuatro Esquinas se ha puesto en contacto con todos los actores implicados: Junta de Comunidades, Diputación de Cuenca y Ayuntamiento de Priego. Hasta el momento no se ha recibido contestación por parte de ninguno de ellos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s