Las residencias de Priego, Beteta y Cañete duplicaron su coste hasta alcanzar los 13,5 millones de euros

La Junta de Comunidades y la Diputación de Cuenca acordaron en 2005 que la construcción y el mobiliario de las residencias de Priego, Cañete y Beteta tendrían un coste de 6.611.133,22 euros. Es así como viene recogido en el convenio que firmaron ambas instituciones y al que ha tenido acceso Las Cuatro Esquinas. Dos años después, el coste se duplicó por motivos que no están del todo claros.

El aumento de presupuesto fue acordado por la Junta y la Diputación y se sometió a votación en un Pleno que la Diputación celebró en febrero de 2007. Todos los diputados presentes votaron a favor de esta medida, que implicaba un cambio más que considerable en el presupuesto de las residencias: pasaba de 6,6 millones de euros a 13.487.000, un 104% más.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Así avanzaban las obras de la residencia en enero de 2008 | Foto: Gabriel Arias.

Sin embargo, ni la Junta ni Diputación explicaron el motivo por el que creyeron necesario incrementar los costes de manera tan significativa. Es más, el Gobierno regional todavía no ha respondido a las preguntas que este periódico le planteó sobre esta cuestión hace más de un mes.

Tras celebrarse el Pleno en el que se aprobó esta adenda que duplicaba el presupuesto, la Diputación de Cuenca emitió un comunicado de prensa en el que se limitaba a decir que “esta adenda modifica los plazos y las cantidades que originalmente constaban en el convenio Diputación-Consejería: la inversión que precisan la construcción y el equipamiento de estas tres residencias geriátricas asciende a 13.487.000 euros“. No se ofreció ni un solo argumento que pudiera servir de explicación a los ciudadanos. Es más, ni siquiera se dijo que en un primer momento el presupuesto era de 6,6 millones, así que el público en general, los contribuyentes, no supieron cuánto se incrementó el coste y por qué.

Las Cuatro Esquinas se ha puesto en contacto con Luis Muelas, presidente socialista de la Diputación en aquella época, para preguntarle por estos detalles. Aunque Luis ha reconocido en un primer momento que no recordaba con claridad a qué se debió el incremento presupuestario, después sí ha ofrecido una posible explicación. Según el expesidente, el presupuesto inicial fue un cálculo aproximado que hubo que corregir después, tras la redacción de los proyectos en los que ya se estimó con precisión el coste de cada residencia.

“Cuando redactamos los proyectos es cuando hicimos la adenda. Firmamos un convenio para tres residencias con el compromiso de Tomás Mañas [exconsejero de Bienestar Social] de que cuando se redactaran los proyectos adaptábamos los presupuestos y adaptábamos el convenio a lo que realmente valía. El primer convenio fue una especie de declaración de intenciones: queremos hacer tres residencias, ponemos tanto presupuesto y una vez que estén redactados los proyectos habrá que firmar una adenda con el total de lo que digan los presupuestos”, ha declarado Luis Muelas en conversación telefónica con este periódico.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Cimientos sobre los que se construyó el edificio | Foto: Gabriel Arias.

En efecto, el convenio y el presupuesto inicial se firmaron en julio de 2005, y no fue hasta junio de 2006 cuando se adjudicó a una empresa la redacción de los proyectos por un precio de 449.000 euros (IVA incluido). Fue entonces, al redactar los proyectos, cuando se pudo concretar cuál sería el coste de cada una de las tres residencias.

Lo que no está muy claro es por qué existe una diferencia tan grande entre ambos presupuestos. Cabe la posibilidad de que en un primer momento no se hubieran concretado las dimensiones del servicio, pero en el convenio original ya se mencionaba que cada residencia tendría capacidad para entre 45 y 50 personas. Luis Muelas insiste en que al redactar los proyectos se tuvieron en cuenta detalles que antes pasaron desapercibidos y que incrementaban notablemente el coste, por ejemplo las características de los terrenos sobre los que se construyeron las residencias. En el caso de Beteta, el expresidente de la Diputación reconoce que este fue un aspecto decisivo para aumentar el presupuesto porque para empezar la construcción del edificio fue necesario quitar una enorme cantidad de rocas.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s