Las brigadas contraincendios realizan quemas controladas en el Ardal para afrontar la próxima temporada

No son pocas las personas que en la mañana de este jueves 9 de noviembre llamaron a los servicios de emergencia alertados por el humo que salía del monte de el Ardal, en Albendea. Aunque, en efecto, había fuego en el pinar, las llamas estaban bajo control y habían sido provocadas por los bomberos forestales, que estaban realizando prácticas de formación para estar preparados de cara a la próxima temporada de incendios.

WhatsApp Image 2017-11-09 at 18.59.27

Vista aérea de la columna de humo que ha generado la quema controlada de el Ardal | Foto: LCE.

Estas operaciones, que responden a la máxima de que “los incendios de verano se apagan en invierno con formación y limpieza de montes”, han consistido en quemas de ensanche y contrafuegos, técnicas que los brigadistas suelen utilizar cuando se produce un incendio.

La primera consiste en quemar una franja de monte para eliminar la vegetación y crear así un cortafuegos improvisado que impida el avance de las llamas. Y el contrafuegos es algo más complicado: los bomberos forestales provocan una línea de fuego para que las llamas sean absorbidas por el incendio principal. Cuando el incendio provocado choca con el incendio principal, reduce la presencia de oxígeno, debilitando así el avance de las llamas e impidiendo que estas puedan continuar hacia la zona ya quemada.

DOMRizuX0AAgba_

Uno de los brigadistas que han participado en las prácticas de Albendea | Foto: SEIF Cuenca.

En las prácticas han participado los brigadistas de las bases de Albendea, Campillos y la motobomba de Alcantud, según informan a Las Cuatro Esquinas fuentes medioambientales. Estas mismas fuentes señalan también que las actividades se han llevado a cabo este 9 de noviembre porque ha sido un día en el que se han dado las condiciones meteorológicas más adecuadas: ni mucha ni poca humedad y ni mucho ni poco viento. “Con poco viento arde demasiado despacio y quema demasiado el suelo. Es bueno que avance rápido el fuego, pero sin que se nos vaya”, explican.

Por otro lado, además de servir para la formación de los brigadistas, las quemas efectuadas en el Ardal han ayudado a retirar la abundante vegetación que nace en el monte, que suele actuar como combustible para los incendios forestales e impide a los servicios de extinción avanzar con rapidez. Este verano, como consecuencia de varias tormentas eléctricas, se produjeron tres incendios en las proximidades de este monte. Afortunadamente, apenas quemaron 800 metros cuadrados.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s