El alumbrado exterior de la iglesia lleva meses apagado o fundido

De noche, la torre de la iglesia ya no destaca sobre las pequeñas casas del pueblo. Sus 33 metros de altura se confunden en la oscuridad porque desde hace meses, incluso más de un año, los potentes focos que alumbraban este simbólico edificio están apagados o fundidos. La poca luz que recibe la iglesia es la que reflejan en sus muros las farolas de la calle, que provocan en ella cierta sensación de penumbra.

DSC_0097_opt

Aspecto que presentaba la parte trasera de la iglesia el pasado 16 de octubre | Foto: Gabriel Arias.

Según ha explicado a este periódico el párroco de Priego, Francisco Martínez, el alumbrado exterior de la iglesia siempre ha sido responsabilidad del Ayuntamiento. Tras conocer este detalle, Las Cuatro Esquinas registró este verano un escrito en el las oficinas del consistorio para comunicarle a la Alcaldía que los focos llevaban apagados muchos meses. El escrito no ha recibido contestación y, hasta el domingo 29 de octubre, tampoco se había solucionado el problema.

Así pues, la iglesia ha perdido su prestancia ante quienes llegan a Priego por la carretera de Madrid, desde la que existe una vista privilegiada del pueblo. Casi de sopetón, el turista se encuentra con toda la riqueza patrimonial de Priego: la torre de la iglesia (que por sus dimensiones hay pocas en la comarca que le hagan sombra), el convento de San Miguel de la Victoria, El Estrecho, la vega del río Escabas, las montañas del Rodenal y la Degollá y el torreón de Despeñaperros.

Se da la casualidad de que este último, el castillo –que es de propiedad privada–, ha estado iluminado algunas noches de verano, haciendo todavía más evidente que los focos de la iglesia están apagados o se han fundido. Y evidente se ha hecho también, al iluminarse el castillo, que el Ayuntamiento apuesta por realzar los edificios más emblemáticos del pueblo, de manera que no se entiende que las luces de la iglesia lleven meses apagadas. Cabe recordar que la Alcaldía siempre ha subrayado su intención de potenciar a Priego como pueblo turístico.

DSC_0091_opt (1)

En primera posición, el torreón de Despeñaperros, iluminado el 16 de octubre. Al fondo, la iglesia, ligeramente iluminado por las farolas de la calle | Foto: G.A.

A principios de los años 2000 la Alcaldía de Luis Remón instaló los focos que alumbran la canaleja, las cuevas del patíbulo y las paredes rocosas de la vega del Escabas a lo largo de un kilómetro. Según informó el periódico Ilusiones, fue necesaria una inversión de aproximadamente 36.000 euros, aportados por la Consejería de Industria. Además, también se colocaron focos en el convento de San Miguel de la Victoria, alumbrando tanto al edificio como a la inmensa fachada de piedra que se descuelga del Rodenal.

Aunque la estampa nocturna de Priego era espectacular, hubo quien advirtió de que la intensidad de las luces acabaría espantando a las aves (buitres leonados en su mayoría) que anidan en los huequecillos de estas rocas, en las que ya no se hacía de noche. Finalmente, el alumbrado apenas se ha utilizado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s