El aparcamiento para discapacitados está a una distancia “excesiva” del centro del pueblo, según la Junta

Hace 14 meses que Ángel Romero, un vecino de Priego con movilidad reducida, pidió al Ayuntamiento que creara una plaza pública de aparcamiento para personas con discapacidad física en el centro del pueblo, en las inmediaciones de la calle Larga. La alcaldesa se negó a ello argumentando que ya existe un aparcamiento para tal fin en la plaza Batalla de Lepanto, más conocida como la plaza del mercadillo. Ángel considera que ese aparcamiento está demasiado lejos, así que recurrió ante el Ministerio de Sanidad para que valorase si el Ayuntamiento está incumpliendo la ley que establece que en los centros de máxima actividad social de cada localidad tiene que haber aparcamientos reservados a personas con discapacidad. Allí admitieron su denuncia y se pusieron en contacto con la Junta de Castilla-La Mancha para que investigara si se está cumpliendo dicha norma.

DSC_0435_opt

Calle Larga durante un día de Semana Santa | Foto Gabriel Arias.

Pero la Junta se está encontrando con algunos obstáculos para desarrollar su investigación, principalmente porque el Ayuntamiento lleva dos meses sin responder a sus preguntas. Sin embargo, la información que le ha facilitado el ministerio ha sido suficiente para que el Gobierno regional determine que, a priori, la única plaza de aparcamiento para personas con discapacidad que hay en Priego está situada a una “distancia excesiva” del ayuntamiento.

La Junta mandó esta conclusión al Ayuntamiento el pasado 25 de julio, y además, en el documento enviado –al que ha tenido acceso Las Cuatro Esquinas– preguntaba a las autoridades pricenses por “los acuerdos adoptados y/o actuaciones realizadas con la finalidad de solucionar la situación denunciada”. La Junta daba un mes al Ayuntamiento para que le respondiera. El 21 de septiembre, casi dos meses después, el Gobierno regional seguía sin recibir contestación alguna. El ministerio también pidió a la Junta que iniciara contra el Ayuntamiento un “procedimiento de sanciones e infracciones” si averiguaba que no estaba cumpliendo con la ley.

El documento que la Junta envió al Ayuntamiento se redactó en base a la información que le había facilitado el Ministerio de Sanidad, y entre esa información también se incluía una respuesta que la alcaldesa transmitió al ministerio, cosa que hizo tres meses después de que se lo pidiera. Este es el escrito elaborado por el Gobierno regional:

Solo existe una plaza de aparcamiento para personas con movilidad reducida en la localidad de Priego.

El Ayuntamiento de Priego, en su escrito a la OADIS [organización dependiente del ministerio] del pasado 20 de junio se compromete a habilitar una plaza más junto a la zona del polideportivo y la piscina municipal, aunque manifiesta que no es necesario porque no existe problema de aparcamiento en esas zonas.

La única plaza para personas con movilidad reducida se sitúa a más de 300 metros del ayuntamiento, siendo esta una distancia excesiva para recorrer por una persona con movilidad reducida que tenga que acudir a realizar gestiones a aquel.

Tal y como les informó este periódico, la alcaldesa se negó a crear una nueva plaza pública de aparcamiento dentro del pueblo pero sí se comprometió a crearla en las inmediaciones del polideportivo, aunque allí “no hay problema de aparcamiento”, según reconoció Azucena Redruello.

Además, la alcaldesa explicó al ministerio que ella misma había creado la plaza de aparcamiento de la plaza Batalla de Lepanto, habilitada “con señalización vertical y pintura en el pavimento”. Pero nada más lejos de la realidad: ese aparcamiento no está pintado en el suelo, simplemente consta de una señal metálica. Y se ubicó allí no porque aquel sea el centro de máxima actividad social (como exige la ley y dijo Azucena), sino porque lo pidió un vecino que vive a escasos 50 metros. Él mismo lo ha reconocido a Las Cuatro Esquinas.

plaza discapacitados

Aparcamiento para personas con discapacidad ubicado en la plaza Batalla de Lepanto | Foto: G.A.

Consciente de esta situación, la Junta le recuerda al Ayuntamiento que la Orden VIV/561/2010 establece que “los principales centros de actividad de las ciudades deberán disponer de plazas de aparcamiento reservadas y diseñadas para su uso por personas con movilidad reducida”. Y por otro lado, el Código de Accesibilidad de Castilla-La Mancha añade que “los Ayuntamientos, como norma general, reservarán plazas en vías y lugares estratégicos de los centros urbanos, de manera que favorezca a las personas con movilidad reducida el acceso a su vivienda, centros de trabajo, administrativos, educativos, recreativos sanitarios y culturales. Esta reserva se podrá realizar a petición de un usuario concreto”.

Y aún queda una tercera normativa a la que recurre Ángel Romero (y las instituciones que le están respaldando) en su denuncia ante el Ayuntamiento. El Real Decreto 1056/2014 aclara que son “los ayuntamientos, mediante ordenanza, quienes determinarán las zonas del núcleo urbano que tienen la condición de centro de actividad”. En el caso de Priego, todavía no existe una ordenanza en la que se haya especificado cuál es la zona, o las zonas, de mayor actividad social de Priego. Por lo tanto, la alcaldesa tendrá que explicar ahora cuándo y cómo decidió que la plaza Batalla de Lepanto es la zona de máxima actividad del pueblo, y en qué ordenanza quedó así reflejado. Azucena todavía no ha respondido a las preguntas que este periódico le planteó sobre esta cuestión. El Defensor del Pueblo también ha pedido explicaciones al Ayuntamiento.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s