Vecinos de toda la comarca expresan su agradecimiento a quienes han combatido el incendio de Cañamares

La madrugada del miércoles al jueves el fuego avanzaba sin control llamando a las puertas de la Serranía conquense. Soplaba un viento horrible y los medios aéreos no podían intervenir hasta que no amaneciera. En Cañamares, cientos de personas de toda la comarca comprobaban temerosas cómo las llamas se extendían hacia todas partes. Y allí, en lo alto de la montaña, entre el resplandor de las llamas, parpadeaba sin cesar una motobomba que intentaba plantar cara al frente que podría haber provocado un auténtico desastre, aquel que ponía rumbo al Monsaete, a Cañizares, a Tragavivos y a Toriles.

DSC_1587

Aspecto que presentaba el incendio a media noche | Foto: Gabriel Arias.

Este es el panorama con el que se iban encontrando los agentes medioambientales y los bomberos forestales de Beteta, Cañamares, Alcantud, Albendea, Cañete, Poyatos, Villalba de la Sierra y la Vega del Codorno, y también los bomberos de Cuenca y Tarancón. Fueron los primeros en llegar en cuanto se detectó el fuego (a las 21:30 del miércoles) y no dejaron de trabajar hasta que no se les sustituyó a las 11:00 de la mañana del día siguiente. Les acompañaban los efectivos de la Guardia Civil y una ambulancia del SESCAM, incluso algunos vecinos que intentaron apagar el fuego, aunque fueran rápidamente evacuados para evitar daños personales.

El jueves por la mañana tomaron el relevo los efectivos llegados desde Cañada del Hoyo, Monteagudo, Cardenete, Urda, Cogolludo, Villares, Corduente, Quinto de Don Pedro, Villares de Jadraque, Peralveche, Campillos Paravientos y Lillo.

Conscientes de que el monte es lo más importante con lo que cuenta la comarca, son muchas las personas que estos días han querido agradecer y reconocer públicamente el enorme esfuerzo de todas aquellas personas que todavía hoy domingo siguen trabajando en Cañamares hasta dar por extinguido el incendio. “Quiero dar las gracias a los primeros que salen y a los últimos que se van, a las brigadas forestales. Un aplauso por ellos. Gracias y mil veces gracias”, escribía en su perfil de Facebook Ángel, lamentando que la televisión y los periódicos solo reconozcan la labor de la Unidad Militar de Emergencias, que también participó en las labores de extinción del incendio, aunque lo hizo tras decretarse el nivel 2 de emergencia a las 10:00 de la mañana del jueves.

2017081012343688633

Bomberos forestales apagando el fuego en la mañana del jueves | Fuente: AT BRIF.

“¡Seguir como siempre campeones! Los que estamos cerca de vosotros sabemos que salir en las noticias os la trae floja. La esencia del monte y del mundo rural la lleváis vosotros en la sangre y lucháis por ello. El reconocimiento de la gran labor que hacéis lo tenéis con nosotros, no con un periodista al que le dicen desde arriba lo que tiene que decir”, añadía Juanjo, y a su comentario se sumaban otros muchos en los que las palabras más repetidas eran “gracias” y “héroes”.

“En mi nombre, y creo que en el de todos los que hemos vivido estos días con la angustia, la impotencia y la incertidumbre, quería dar las gracias a los salvadores del corazón de nuestra Sierra, a todo esos bomberos forestales, que incluso en sus horas libres, no dudaron en jugarse la vida para conseguir controlar el incendio hasta la llegada de los medios aéreos. A ellos, a esos héroes con mono amarillo y verde, gracias”, escribía Javier en la misma red social. Y otro Javier proponía que en las fiestas de Priego se les haga un homenaje público.

Respuesta rápida y gran despliegue

Algunas de las personas que han participado en la extinción del incendio comentan a Las Cuatro Esquinas que la actuación fue rápida y que desde un primer momento se decidió desplegar al mayor número de personas y medios disponibles para hacer frente a la situación: o bien combatiendo las llamas, o bien refrescando la zona y creando cortafuegos para dificultar el avance del incendio. A las doce de la noche, dos horas y media después de haberse recibido la llamada de alerta, en el lugar de los hechos trabajaban 35 personas, cifra que se fue incrementando durante la madrugada. De hecho, cuando amaneció el jueves, el dispositivo ya estaba integrado por casi 80 personas. En total son 355 las que han combatido las llamas desde que comenzara el fuego, que ha calcinado aproximadamente 185 hectáreas de una zona especialmente protegida para aves necrófagas.

20776436_1800351206658818_2521060471716576319_o

Vista área de la superficie que se ha visto afectada por el fuego.

Los investigadores siguen todavía analizando cuál puede haber sido la causa del incendio, sin embargo, en Cañamares muchas personas dicen tener clara la intencionalidad del mismo. Si se confirman las sospechas, este sería el segundo gran incendio de la Serranía conquense (de la última década) que tiene tras de sí la mano y la mala voluntad del hombre. En 2009, Lorenzo Ruiz, natural de Burgos, prendió fuego a una finca de Poyatos y ocasionó un incendio que arrasó 1.800 hectáreas de bosque de un elevadísimo valor ecológico.

Según la sentencia, Lorenzo Ruiz, de profesión maderero, mantenía negocios con los propietarios de esa finca, negocios que habían provocado entre ellos una fuerte enemistad y que él mismo reconoció. El juez consideró probado que un día antes del incendio Lorenzo se encontro con el guardés del terreno en un supermercado de Cuenca y le dijo: “Mañana va a empezar la fiesta”. Al día siguiente, cumplió su amenaza. El pasado mes de marzo, el Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha rechazó el último recurso que Lorenzo había interpuesto contra la condena que pesa sobre él: 10 años de cárcel y el pago de una indemnización de 3,3 millones de euros a la Junta de Castilla-La Mancha, al Ayuntamiento de Cuenca y a los propietarios del terreno. El tribunal popular que le condenó tuvo muy en cuenta que Lorenzo sabía (porque llevaba años trabajando en esta zona) que a un kilómetro escaso del lugar en el que comenzó el fuego había un campamento juvenil que tuvo que ser desalojado.

Anuncios

2 comentarios en “Vecinos de toda la comarca expresan su agradecimiento a quienes han combatido el incendio de Cañamares

  1. Pues si quieren ayudar en ese reconocimiento q relatan en la noticia, estaría bien que no se olvidasen de mencionar un dispositivo estatal que lleva 25 años asentado en la Serranía y que también trabajó en la extinción del incendio, además de haber recibido un premio por ADESERCU este mismo año por nuestra labor. Las BRIF del MAPAMA.
    Esperamos que sirva para q en próximas intervenciones no olviden nombrarnos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s