El incendio de Cañamares ha calcinado 185 hectáreas de una zona protegida para aves

A las ocho y media de la tarde del jueves el Gobierno regional ha enviado un comunicado anunciando que el incendio de Cañamares ha sido estabilizado. Esto quiere decir que actualmente no existen frentes activos que hagan avanzar al fuego, pero no significa que ya esté extinguido completamente. Dadas las condiciones meteorológicas y el desarrollo de los acontecimientos, el consejero de Medio Ambiente anunció a mediodía que el incendio podría quedar estabilizado a lo largo de la tarde, algo que finalmente ha ocurrido cuando ni siquiera se habían cumplido 24 horas desde que el monte empezó a arder.

20776436_1800351206658818_2521060471716576319_o

Vista área del incendio. Abajo, el pueblo de Cañamares | Foto: Redes sociales.

Presente en el lugar de los hechos, Martínez Arroyo confirmó que hasta primera hora de la tarde se habían quemado 145 hectáreas de montaña y pinar pertenecientes a una zona de especial protección para aves necrófagas. La última estimación aumentaba hasta 185 las hectáreas afectadas. Las causas del fuego se desconocen todavía, y aunque muchos vecinos sospechan que el incendio ha sido intencionado, el consejero pide que no se “anticipe ninguna conclusión”.

Además, pese a estar estabilizado, fuentes medioambientales explican a Las Cuatro Esquinas que este incendio tiene una gran capacidad de volverse a activar ya que la superficie afectada no se ha quemado totalmente. El viento ha propiciado que las llamas se extendieran con mucha rapidez a ras de suelo, mientras que la mayoría de los árboles apenas han ardido en su totalidad, lo cual dificulta ahora su extinción definitiva. Por ello, varios retenes vigilarán la zona en los próximos días y se continuará refrescando el terreno.

A las dos y media de la tarde del jueves, este periódico pudo comprobar que apenas quedaba resto de la intensa columna de humo que durante toda la mañana del jueves inundó el valle del Escabas. Sin embargo, por entre los pinos se escuchaban todavía las sirenas de los bomberos, que seguían combatiendo los pequeños focos que aún quedaban activos. Los helicópteros cargaban y descargaban sin cesar, con la suerte de que podían llenar sus “bambis” en la playeta de Cañamares, a escasos dos kilómetros del fuego.

DSC_1648_opt

Situación que presentaba la zona afectada por el incendio a las 14:30 del jueves | Foto: G.A.

Muy diferente esta situación a la que se vivió anoche, cuando los medios aéreos no pudieron intervenir por la falta de luz. La escena que los vecinos de Cañamares podían observar desde sus casas era preocupante. El fuego se extendía a lo largo de un kilómetro, con multitud de frentes, y el viento lo acercaba cada vez más al Rodenal de Priego. Pero el foco que más preocupaba era el que se abría paso hacia la Serranía de Cuenca a través del Monsaete.

Se tuvo que desalojar a seis personas que residían en tres viviendas cercanas al incendio, motivo este por el que se decidió elevar de 0 a 1 el nivel de emergencia, según ha informado el Gobierno regional en una nota de prensa. A primera hora de la mañana, sobre las 08:00, se pasó a nivel 2 para solicitar ayuda a la Unidad Militar de Emergencias (UME), que dos horas después ya estaba en Cañamares.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s