Revientan con una piedra la puerta de la residencia de mayores

Alguien –se desconoce quién– ha reventado la puerta principal de la residencia de mayores de Priego, un edificio que lleva cerrado desde que fue construido en 2010, que tuvo un coste superior a 3,5 millones de euros y que podría generar 35 puestos de trabajo. El autor o los autores de este acto de vandalismo han utilizado una piedra del tamaño de un balón pequeño para reventar completamente una de las cristaleras que componen este acceso. Se sospecha que los hechos se produjeron entre el jueves y el viernes.

DSC_1505_opt

Cristales rotos de la puerta de entrada a la residencia de mayores de Priego.

Durante el sábado y el domingo han sido muchos los vecinos de Priego que se han acercado hasta las inmediaciones de la residencia para lamentarse por este nuevo atentado contra los recursos públicos y para exigir que de una vez por todas se ponga en funcionamiento este servicio. Las Cuatro Esquinas no ha podido confirmar con el Ayuntamiento de Priego si tienen conocimiento de los hechos y qué acciones han tomado al respecto.

No es la primera vez que la residencia tiene que soportar actos de esta naturaleza. En los siete años que lleva cerrada los vándalos han roto las ventanas varias veces y han reventado algunos elementos del mobiliario, como puertas, armarios, baldosas, techos y parte del suministro eléctrico. Es más, según ha sabido este periódico, en una habitación fue introducido a la fuerza un banco idéntico a los del parque. Ese banco sirvió de asiento para quienes se dedicaron a beber, comer y fumar en el interior de la residencia, dejando la habitación llena de basura y con su armario completamente destrozado. Además, los vándalos también han vaciado muchos de los extintores.

Las instituciones no dan respuesta

Mientras todo esto sucede y el coste de los desperfectos se dispara cada día, las instituciones implicadas en la construcción de la residencia siguen sin dar solución a este problema. El Ayuntamiento lleva más de un año insistiendo en que es la Diputación de Cuenca quien tiene que amueblar el edificio, algo que venían rechazando desde la institución provincial: “La Diputación firmó en 2005 un convenio con la Junta de Comunidades para la construcción de la residencia de Priego, junto con otras dos residencias más. En ese convenio no se recoge, en absoluto, nada que indique que la Diputación sea la responsable de su equipamiento”, respondió la Diputación a este periódico. La Junta niega ser la titular del edificio y dice que no es su responsabilidad amueblarlo.

Sin embargo, el pasado mes de abril, el teniente de alcalde de Priego, Jesús Valle, reconoció durante un Pleno que había conversado sobre este asunto con Francisco Javier Parrilla, diputado de Acción Territorial y Servicios de Diputación. Jesús aseguró que le había leído el convenio de la residencia para demostrarle que sí es Diputación quien tiene que amueblar las instalaciones. Según el teniente de alcalde, Parrilla no había leído el convenio hasta entonces y supuestamente le respondió lo siguiente: “Hombre, pues la verdad es que a la vista de esto parece que tenéis razón”.

Lo que dice el convenio

La Junta de Castilla-La Mancha y la Diputación de Cuenca firmaron un convenio en 2005 para construir las residencias de Priego, Cañete y Beteta. Ambas participarían en la financiación de las obras, cuyo coste superaría los 6,6 millones de euros, cantidad esta que se ha comprobado ridícula tras varios sobrecostes. La primera estipulación del convenio ya parece indicar que es Diputación quien se tiene que encargar del mobiliario, al que se llama “equipamiento” en el escrito: “El presente convenio tiene por objeto establecer la colaboración para la financiación de los gastos de consultoría y asistencia técnica y ejecución de obras por la Diputación Provincial de Cuenca, para la construcción de tres residencias para personas mayores en las localidades de Beteta, Priego y Cañete, de la provincia de Cuenca y, en su caso, el equipamiento de las mismas“.

residencia1

Pasillos de la residencia de Priego | Foto: J.M.P.

En cambio, la segunda referencia que se hace a esta cuestión introduce un matiz: “La Diputación Provincial tiene la obligación de contratar la redacción del proyecto, la Dirección Facultativa, la ejecución de la obra y el equipamiento, en el supuesto que concurran las circunstancias que se determinan en la estipulación segunda apartado 3“. ¿Y qué es lo que dice el apartado 3 de la estipulación segunda? Pues que “las sumas de los importes de las bajas de adjudicación que pudieran producirse sobre la suma de los presupuestos de licitación, serán destinadas a la adquisición del equipamiento de los centros”. Es decir, que si las obras se adjudicaban a la constructora por debajo del presupuesto inicial, ese dinero sobrante tenía que emplearse en comprar los muebles.

Pero, ¿acaso quiere decir esto que la Diputación solo estaría obligada a amueblar la residencia si se daba esta circunstancia? Y si fuera así, ¿por qué en el convenio no se especifica quién tendría que amueblarla llegado el caso? Las Cuatro Esquinas ha intentado resolver esta cuestión con Luis Muelas, el presidente socialista de la Diputación que firmó el convenio. Asegura que no recuerda cuáles fueron los compromisos que adquirió la institución provincial. Quienes tampoco han querido atender a las preguntas de este periódico son los actuales gestores de la Diputación.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s