El propietario de la granja porcina: “Se echaron purines cerca del pueblo. Fue un fallo y no ha vuelto a pasar”

Agropecuaria Los Villares es la empresa de Villaconejos de Trabaque que hace dos años construyó una granja porcina en el término municipal de Priego. Tras ella figura un solo nombre: Joaquín Canales, el empresario que ahora pretende ampliar su granja para triplicar su capacidad, lo cual le permitiría cebar a un total de 7.000 cerdos. Joaquín ha atendido a Las Cuatro Esquinas para explicar cuáles son los beneficios que, a su juicio, genera esta granja, y cuáles son los que podría generar con su ampliación.

65910791_1280x720

Lechones en una granja porcina | Foto: Igualdad Animal.

“Es mi economía, es el pan que como yo y el que comen mis hijos”, defiende ante todo. Aparte, añade que “cuando se apruebe el proyecto habrá otros dos puestos de trabajo directos”. Actualmente la granja solo le da trabajo a él y a un vecino de Priego al que emplea temporalmente de vez en cuando, pero si consiguiera sacar adelante su proyecto, Joaquín asegura que contrataría a otras dos personas. Y además, recuerda que muchos de los materiales que necesita para el mantenimiento de sus instalaciones los compra en los negocios de Priego.

Quienes no ven con tanta claridad los beneficios de los que habla el propietario de la granja son los empresarios de Priego, sobre todo aquellos que tienen sus negocios enfocados al turismo. Les preocupa mucho que los olores puedan llegar hasta el pueblo y lo acaben convirtiendo en una imitación barata de La Frontera o Vadillos, localidades estigmatizadas por el mal olor. “A esos empresarios les compro carne, voy a cenar a Priego y todo el material lo compro en los materiales de construcción, en la ferretería. Soy uno más que se ha quedado en la zona. Mis hijos van a un colegio rural…”, defiende Joaquín, y aprovecha para matizar que los malos olores que llegaron a Priego durante algunos días del pasado verano no procedían de su granja sino del purín que se vertió en los campos de cultivo.

Reconoce que esta sustancia (que se produce con los excrementos y la orina de los cerdos) sí se generó en sus instalaciones, pero afirma que él se lo vendió a un agricultor y que este lo utilizó en los cultivos de Priego. El problema es que estos campos estaban demasiado próximos al pueblo: “Se echaron en La Rinconada y al lado del cementerio. Fue un fallo que se cometió, pero no lo cometí yo directamente. Se echaron muy cerca del pueblo. Desde entonces se han echado purines varias veces y nadie ha dicho nada”, subraya Joaquín. “Eso es totalmente legal, pero no puedes echarlos siempre en el mismo sitio. Tienes que aportar doscientas y pico hectáreas para poder echarlos, y vas rotando. Es un nitrato como el que utiliza cualquier agricultor”, explica.

El empresario asegura que en Priego no se han vuelto a dar problemas de mal olor y cree que la ampliación de la granja no aumentaría las probabilidades de que así ocurriera. “Pregunto a gente de Priego y a diario no llegan [olores]. Yo pienso que aunque haya tres veces más cerdos no va a oler tres veces más. Yo sé que olores de la granja no llegan al pueblo”, afirma tajante.

“Si haces las cosas bien no tienes por qué contaminar”

Al margen de los posibles perjuicios para el turismo, otra de las críticas que han puesto sobre la mesa algunos vecinos de Priego (y las 600 personas que ya han firmado contra el proyecto), es su impacto medioambiental. Afirman los detractores que la ganadería intensiva necesita cantidades ingentes de agua (en este caso se triplicaría el consumo) y que los purines y los posibles vertidos accidentales acaban contaminando los acuíferos. Joaquín Canales reconoce que podrían darse estas circunstancias, pero solo si las cosas se hacen mal. “En los artículos se dice tantas veces que la granja contamina los acuíferos que hasta yo me lo creo. Pero si se hacen las cosas bien no tiene por qué. No puedes echar purines todos los años en la misma hectárea porque entonces se encharca y lo que sobra… Si lo haces mal claro que puedes llegar a contaminar”, advierte el empresario.

El empresario lamenta que se hagan críticas inconsistentes y pide que se deje trabajar a los técnicos de la Consejería de Medio Ambiente, que son quienes van a tener que determinar cuál será el impacto de esta ampliación. Por otra parte, Joaquín Canales dice desconocer si se están proyectando nuevas granjas porcinas para ser construidas en Priego, un rumor que en los últimos días se ha extendido a través de las redes sociales. La ampliación de la granja porcina de Priego sigue sometida a información pública, de manera que todavía pueden presentarse alegaciones.

Toda la información sobre este proyecto, aquí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s