Los residentes de la Vivienda de Mayores piden que una persona les acompañe por las noches

Se cumplen ahora cinco meses desde que las monjas dejaron de gestionar la Vivienda de Mayores de Priego, tiempo suficiente para que los ancianos que viven en ella se hayan dado cuenta de qué ha cambiado en este servicio público. Cuatro de los cinco residentes con los que se ha entrevistado Las Cuatro Esquinas, aseguran que echan de menos que por las noches les acompañe una persona a la que puedan pedir ayuda si surge cualquier problema. “Es lo único que pedimos”, repiten una y otra vez los inquilinos de la Casa Tutelada, que también hacen hincapié en que, al margen de esta cuestión, están igual de bien atendidos que antes.

DSC_1311_opt

Fotografía de archivo.

En realidad, las monjas no estaban obligadas a cuidar a los ancianos durante la noche, pero como vivían en el edificio contiguo a la Casa Tutelada, siempre que alguien necesitaba ayuda de madrugada ellas acudían en su auxilio. Ahora, como antes, la jornada laboral de las tres mujeres que gestionan la Casa Tutelada empieza a las 08:30 de la mañana y termina a las diez de la noche. Sin embargo, cuando acaban su trabajo, las nuevas cuidadoras tienen que volver a sus casas, mientras que las monjas se retiraban a sus habitaciones, a pocos metros de donde duermen las cinco personas que viven en esta residencia.

Los ancianos con los que ha hablado este periódico lamentan que desde que las monjas se fueron han sufrido algunas situaciones delicadas. Recuerdan, por ejemplo, cuando se cayó al suelo una de las mujeres que estuvo viviendo en la Casa Tutelada hasta hace poco tiempo. Era de noche y las cuidadoras ya no estaban, así que entre ellos se las ingeniaron para levantar a la pobre señora, que se quedó atrapada de mala manera entre las patas de su andador. Patricio la escuchó pedir ayuda, así que se levantó y trató de ayudarla, con tan mala suerte que también él acabó en el suelo. Finalmente consiguieron ponerse en pie.

El servicio de teleasistencia

Teo Notario, asistente social de los Servicios Sociales de Priego, explica a Las Cuatro Esquinas que los residentes de la Vivienda de Mayores pueden afrontar situaciones como esta con la ayuda de la teleasistencia, que les permite contactar con Cruz Roja solo apretando un botón. “La activación de este servicio activa un protocolo: primero van a llamar a las personas que tienen llaves del domicilio, que en este caso sería el personal de la vivienda, y esta gente se va a acercar a abrir la puerta. En función de lo que vean, activarán o no una llamada al 112. Depende de la gravedad”. Cada uno de los residentes tiene en su habitación un botón de teleasistencia.

Respecto a la posibilidad de que una persona les acompañe por las noches, Teo recuerda que ninguna Vivienda de Mayores tiene personal de noche porque este servicio está orientado solo a personas que todavía pueden valerse por sí mismas. “Es un recurso para quienes no tienen una situación de dependencia, aunque en la vivienda de Priego, igual que en el resto, hay gente que tiene hasta el grado 2 de dependencia. El grado 1 es muy normal entre los residentes, y el grado 2 ocasionalmente, porque no le podemos decir a la gente que se vaya de la vivienda”, añade el asistente social, refiriéndose a aquellas personas que también residen en la Casa Tutelada pero que, debido a que necesitan ayuda para casi todas sus tareas cotidianas, tendrían que estar en un centro geriátrico.

15995160_1087538141374616_2543965823802604142_o

Vista exterior de la Vivienda de Mayores.

Y además, asegura que este servicio sería “inviable” si también hubiera que contratar a una persona para que trabajase durante las noches. “Es inviable económicamente. La vivienda se financia con una subvención de la Junta [de aproximadamente 24.000 euros] y los residentes aportan el 75% de su pensión”, explica Teo. El problema, dice, es que los residentes de la Casa Tutelada de Priego se habían acostumbrado a una situación atípica que se venía produciendo desde que comenzó a funcionar este servicio hace casi 30 años: el hecho de que las monjas vivieran con los residentes prácticamente las 24 horas del día.

Pero Teo cree que el cambio no ha sido especialmente negativo. Confía en que los residentes vayan perdiendo el miedo poco a poco y se acostumbren a utilizar la teleasistencia, y destaca otras virtudes del nuevo servicio: “El cambio de funcionamiento ha tenido otros beneficios, sobre todo en la austeridad que tenían las monjas cuando trabajaban; la gente nueva no es así”, comenta este asistente social, que observa mejoras tanto en “cocina” como en “las instalaciones”, recordando que se fueron las monjas se han reparado algunos de los desperfectos que los ancianos llevaban tiempo sufriendo. No obstante, las monjas aseguraron a este periódico que habían pedido al Ayuntamiento en numerosas ocasiones que solucionara esta deficiencias.

Cinco meses con trabajadoras provisionales

Y mientras los residentes van a adaptándose al nuevo servicio, el Ayuntamiento debería estar gestionando la bolsa de empleo que creó en noviembre para sustituir a las monjas. Si bien en un primer momento la Alcaldía quiso traer a una nueva congregación de religiosas, rápidamente fue advertida de que el procedimiento legal era abrir una bolsa de empleo para que cualquier ciudadano pudiese optar a trabajar en este servicio público que se financia con el dinero de todos.

El Ayuntamiento recibió en total una treintena de propuestas, pero como el procedimiento para seleccionar a tres de ellas se iba a prolongar, la Alcaldía decidió contratar de manera provisional a tres mujeres. Así pues, esta situación de transición se dilata ya más de cinco meses, lo cual ha despertado las quejas (y sospechas) de algunos de los candidatos que se presentaron a la bolsa de empleo. A principios de abril, la alcaldesa se negó a explicar en qué punto se encuentra la tramitación.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s