Estos son los relatos ganadores del concurso “Las palabras que unen”

El Centro de la Mujer de Priego y la Biblioteca municipal organizaron con motivo del Día del Libro un concurso de relatos sobre “las palabras que nos unen”. En total se recibieron medio centenar de historias escritas por personas de casi todas las edades, ya que participaron en esta actividad tanto los colegios de la comarca como el Centro de Mayores de Priego. Historias que giran en torno a la igualdad de género y al lenguaje no sexista.

igualdad

Viñeta con la que Mayela Hernández ha acompañado su relato.

El jurado (compuesto por personal de la Biblioteca, el Centro de la Mujer y el Centro de Mayores) seleccionó cuatro relatos, los que escribieron Luis Ángel Pérez, Mayela Hernández y Carolina Escamilla (alumnos del Colegio de Priego), y José Alberto Estival, de la categoría de adultos. Todos ellos recibieron como premio un lote de libros. Estas son sus palabras que unen:

 

Desde antaño se había adoptado ver normal, quién debe luchar. 

Hombres en todo cargo y para cualquier trabajo.

Puestos mejor pagados, aunque vengan de la mano.

A igualdad de condiciones, las mujeres inferiores.

Preparación y condiciones, aun siendo las mejores, siempre se ha intentado, el eterno legado.

Dedicadas a la casa, algunos no creían que para otra cosa valdrían.

Machos enfundados, que no tenían soportado ni asimilado, que la vida fuera cambiando.

Con el paso de los años han demostrado, que cuando han volado, han sido capaces de no empezar desde abajo, sino gobernar desde lo alto.

En aquellos tiempos revueltos y viendo acontecimientos, alguno debió pensar “quién fue la persona que lo engendró, cuidaba y arropaba y, sobre todo, qué sexo portaba”.

La realidad más generosa es la que debemos palpar, un pasado y presente, un futuro de igualdad. Mujeres que han demostrado el error atrasado, donde mentes y costumbres han demostrado que son luchadoras y, los pensamientos de antaño, eran errados.

En la actualidad, no se puede afirmar, que sea un mundo de igualdad, aún se puede observar, alguna mente del allá.

Esperemos que cercano, se vea lo cambiado, donde hombres y mujeres sean igualados, por tanto se ha trabajado y luchado.

Mujeres que han demostrado que, no sólo han criado, sino que también han luchado contra un perseguido pasado. Empresas han mandado y han creado, cambio de mentalidad social donde aún hay mucha cavidad, mucho por hacer y más por lo que cambiar.

La bonita realidad, es poder cultivar una hermosa sonrisa, plasmada en sus caricias, arropados por su mantita junto aquel brasero, consiguiendo grandes pasos de una posible sociedad actual y moderna, cogiendo de la mano el valor inculcado, para caminar a la par y borrar el pasado; hombres y mujeres, luchando por derechos igualados.

José Alberto Estival (Categoría adultos)


En París toda la gente era muy buena; no había nada de diferencia entre hombres y mujeres, no decían nada de palabras sexistas, todos eran como hermanos. Entonces llegó un día un supervillano que convertía a la gente en malas personas, haciendo mucha diferencia entre hombres y mujeres y diciendo todos palabras sexistas. Menos a dos personas que eran los superhéroes secretos que se llamaban Superman y Supergirl. Un día una flecha del monstruo le dio a Superman y se hizo mal persona pero fingía ser bueno. Supergirl dijo:

– Hay que salvar París de la destrucción y devolver la tranquilidad y paz. 

Supergirl dijo mientras ella y Superman iban por los tejados:

– ¡Lo venceremos sí romperemos su objeto mágico!

Superman dijo:

– ¡Claro así lo venceremos!

El supervillano seguía en París y cada vez era más fuerte. Llegó Supergirl y le hizo un supermegacombo y lo venció. Superman quedó supermegamal porque le estaba diciendo todo el rato a Supergirl que no valía para nada. Desde entonces en París ya no hay diferencia entre hombres y mujeres.

Carolina Escamilla (Categoría 5º y 6º de Primaria)


 

Las mujeres somos trabajadoras y los hombres también. Se querían mucho pero un día no. Estaban solo la mujer. La mujer buscó, buscó y buscó pero no encontró. Fue a ver a sus padres. No estaba allí. Buscó, buscó y buscó, entonces lo encontró. Se fueron a casa pero entonces desapareció la mujer. Buscó, buscó y buscó, pero no la encontró. Se querían mucho. La encontró, ¡se casaron y se querían aún más y más y más! Se respetaban, no se trataban mal, se querían tanto que no podían expresarlo.

Luis Ángel Pérez (Categoría 1º y 2º de Primaria)


 

Lucía, una niña de la clase de 6º de primaria, le han dado una charla que es: “La igualdad de género”, poniéndose ellos mismos de ejemplo. Sandra, la persona que les dio la charla les dijo.

– Cerrar los ojos y escuchar, intentar imaginar lo que yo digo: Imagináis que estáis sentados y vuestra pareja por cualquier motivo os dice: “Como yo soy tu marido harás lo que yo te diga, o puesto que yo soy el hombre de esta casa, yo mando sobre ti”.

– ¿Cómo os sentiríais si os dijesen esto de verdad?

Todos se quedaron pensativos mirándose unos a otros. Sandra rompió el silencio diciendo:

– Ahora mismo puede que alguien esté haciendo sentir a otra persona esto que seguramente habéis sentido, o puede que incluso peor, sin derecho alguno a decírselo y hacerle sentir que no vale nada. 

Lucía cuando volvió a su casa reflexionó sobre la charla y decidió que quería ser como Sandra y ayudar a que las mujeres tengan derechos y libertades, que ninguna mujer pueda sentirse o ser oprimida por nadie y para luchar por la igualdad de hombres y mujeres.

Mayela Hernández (Categoría 3º y 4º de Primaria)

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s