Nicolás Cano asegura que no hará oposición hasta que el PSOE haya resuelto su crisis interna

En conversación con este periódico, el concejal Nicolás Cano (Grupo Mixto) ha asegurado que no ejercerá su oposición contra la Alcaldía “hasta que el PSOE no resuelva sus diferencias internas y consiga suficientes concejales como para hacer oposición”. “Hasta entonces no me voy a quemar con el Ayuntamiento”, ha reconocido Nicolás, que dice llevar “seis meses” sin pisar el consistorio. Su intención es que los socialistas encuentren a los dos concejales que les hacen falta para que así la oposición recupere la mayoría absoluta.

nicolás cano

El concejal del Grupo Mixto, Nicolás Cano, en una imagen de archivo | Foto: Gabriel Arias.

Nicolás no miente cuando dice que lleva mucho tiempo desconectado de la realidad política del pueblo. El concejal no ha asistido a ninguno de los Plenos que se han celebrado desde la sesión que tuvo lugar el 30 de mayo de 2016, hace casi un año. Por cuestiones médicas, por indiferencia y por estar en desacuerdo con el cambio de fecha de uno de los Plenos, el caso es que no ha participado en los siete debates que se han celebrado durante los últimos once meses.

El concejal perteneció a la Alcaldía entre junio de 2015 y enero de 2016. En todo ese tiempo no hizo sino evidenciar su mala relación con la alcaldesa y sus discrepancias con algunas de las decisiones que ella iba tomando. Según desveló en una entrevista que concedió a Las Cuatro Esquinas en noviembre de 2015, Azucena Redruello le pidió que dimitiera nada más ganar las elecciones. A cambio, “me propuso, para suavizar el tema, que a mi hijo lo nombrarían técnico de Urbanismo del Ayuntamiento. Eso fue ponerme el caramelo, la compra de mi voluntad”. Esta propuesta supuestamente se produjo antes de que Azucena tomara posesión en junio, así que Nicolás, muy enfadado, intentó convencer a otros concejales del PP para que no votaran a Azucena como alcaldesa en el Pleno de investidura. “Una vez que ocurrió esto, que yo me encabroné, hablé con Jesús, con Esther y con Isabel para que ella no fuera la candidata. Se opusieron, dijeron que [los pricenses] la habían votado  como primera de la lista. Les dije que no, que nos habían votado a un grupo, no a la cabeza de lista. Los que votamos a los alcaldes somos los concejales, no es la gente”.

Aunque no consiguió su propósito, Nicolás asegura que llegó a un acuerdo con ellos que finalmente “no se cumplió”. “Me iban a dar la cuestión económica del Ayuntamiento e intentar poner en marcha la residencia de ancianos, que para mí es primordial. Al final no me han dado nada, porque el día que hicimos la votación para elegirla alcaldesa, cuando nombró los cargos, el tesorero, que tendría que haber sido yo, se lo dio a Esther. A mí me dio la Concejalía de Hacienda, que no tiene poder ejecutivo, simplemente revisar las cuentas. Si sé que va a ser así, yo no voto a Azucena. Hubiera salido ella, pero mi voto me lo hubiera guardado para hacer una moción de censura, que ahora no puedo”.

DSC_0329-001_opt

Nicolás Cano, el primero por la derecha, se fotografía con los componentes de la lista del PP

Dos meses después de conceder esta entrevista, en la que también denunció que la alcaldesa había pagado con dinero público viajes privados al médico (cuestión que todavía no ha puesto en conocimiento del Pleno), Nicolás presentó su baja del PP y entró a formar parte de la oposición, en el Grupo Mixto. Con este movimiento dejó en minoría a la Alcaldía, que pasaba a tener cuatro concejales frente a los cinco de la oposición. Nicolás pretendía frenar, con ayuda del PSOE, buena parte de las políticas que fuera a impulsar la alcaldesa, sin embargo, la que fuera líder de los socialistas, Isabel Giménez, prefirió no negociar con él.

Todo esto ocurrió a principios de 2016, y en abril de ese año se empezaron a producir las primeras dimisiones en el PSOE, que han dejado al partido en una situación crítica: con solo dos concejales de los cuatro que tendría que tener, situación que se arrastra desde hace siete meses. Los socialistas no son capaces de encontrar a nadie que quiera acompañarles en el Ayuntamiento, y el PSOE de Cuenca tampoco parece implicarse en esta cuestión ya que en diciembre de 2016 se le pidió ayuda a Carmen Torralba (diputada regional por Cuenca) y hasta el momento la crisis sigue sin resolverse.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s