El Ayuntamiento recupera el viejo suministro de agua para tenerlo como alternativa en caso de avería

El Ayuntamiento de Priego ha diseñado un plan b para evitar que el pueblo se quede sin agua cuando se produzcan averías. Para ello ha reparado la vieja red que se utilizó durante décadas, aquella que capta el agua en la zona de Minches (junto al puente rojo que hay bajo la fábrica de lanas) y la conduce hasta el depósito de San Juan, el que está en las eras con las que comparte nombre. Este sistema estuvo activo hasta que en 2007 fue sustituida por las tuberías que bajan el agua desde el Convento de San Miguel.

DSC_1170-001_opt

Depósito de las eras de San Juan.

El teniente de alcalde, Jesús Valle, confirma a Las Cuatro Esquinas que actualmente se está reparando la bomba del pozo, que estaba completamente destrozada después de que la caseta en la que estaba guardada fuera saqueada. De igual modo, añade Jesús, se han realizado algunos trabajos de mantenimiento en el depósito de San Juan: se ha sacado una gran cantidad de arena que se acumulaba en su interior y se van a reparar las fisuras por las que se escapa el agua. La Alcaldía no ha informado del coste de estos trabajos ni quién los está llevando a cabo.

El propósito del Ayuntamiento no es otro que poder utilizar este viejo suministro como alternativa en caso de que la red habitual falle, tal y como ocurrió el año pasado con bastante frecuencia. Los problemas fueron especialmente graves durante la primera semana de agosto, cuando buena parte del pueblo se quedó sin agua en las horas centrales del día. En un primer momento, la alcaldesa dijo que se había producido una avería por el “consumo extremo” y por el “llenado de piscinas”, sin embargo, la situación se prolongó durante cinco días, hasta que se descubrió que, en realidad, la causa del problema era un agujero del tamaño de un huevo que se había producido por el roce de las arenas en una tubería situada a 200 metros de profundidad.

DSC_1171-001_opt

El pozo de Minches ya con puerta nueva y a punto de recibir la nueva bomba.

La situación se hizo insostenible para muchos negocios, especialmente para el sector de la hostelería, que se vio incapaz de atender correctamente a la clientela. Y aunque bares, restaurantes y hostales fueron los más perjudicados, al menos ellos supieron cuándo iban a producirse los cortes de agua ya que la alcaldesa les informó por Whatsapp. En cambio, no avisó al resto del pueblo, motivo este por el que recibió multitud de críticas, las de aquellos que le reprochaban que no hubiera pregonado con antelación los cortes o que no hubiera informado de cuál era la situación a través de los canales que el Ayuntamiento utiliza habitualmente para comunicarse con el pueblo: Facebook y la página web. Al quinto día, Azucena Redruello convocó un Pleno urgente para anunciar que ya se conocía el motivo real de los cortes de agua que los pricenses llevaban sufriendo desde hacía cinco días.

Tras esta avería (cuyo coste todavía se desconoce), el Ayuntamiento decidió construir un arenero dentro de uno de los depósitos que abastecen al pueblo. Esta obra consistió en dividir en dos el interior del depósito para que el agua entra por una parte llene la mitad del depósito y salte a la otra mitad. No así las arenas, que no consiguen llegar a esta segunda fase, así que quedan acumuladas. Por lo tanto, ahora el agua continúa su curso hasta los grifos de los pricenses sin tantos sedimentos. Evidentemente hay que limpiar cada cierto tiempo las arenas que se quedan retenidas en el interior del depósito.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s