El Ayuntamiento negocia con el Obispado convertir el Convento del Rosal en un parador

El teniente de alcalde de Priego, Jesús Valle, ha confirmado a este periódico que el Ayuntamiento está negociando actualmente con el Obispado convertir el Convento del Rosal en “una especie de parador”. De hecho, las conversaciones se llevan prolongando durante todo el año y el primer paso ya está dado: este mes de agosto un grupo de topógrafos estuvo analizando los terrenos del convento para que el anteproyecto se pueda redactar cuanto antes.

De acuerdo a las explicaciones de Jesús Valle, estas negociaciones son independientes de la subvención que Diputación iba a conceder para la rehabilitación del edificio. Ese dinero, 400.000 euros en total, no se recibirá finalmente porque el Ayuntamiento no envió a tiempo los documentos necesarios, uno de ellos acreditando que el Obispado le había cedido el convento. Sin embargo, asegura Jesús que la intención del Ayuntamiento no era conseguir a tiempo esta subvención que tenía como propósito simplemente consolidar los muros del edificio y construir un tejado, sino llegar a un acuerdo con el Obispado que garantice la “viabilidad y rentabilidad del proyecto”. Es decir, la Alcaldía y el Obispado negociaban cómo reformar El Rosal desde hacía tiempo, y, “por el camino, Diputación nos ofreció la posibilidad de invertir una subvención en ese edificio, pero el problema es que el Ayuntamiento todavía no tiene la cesión”, dice Jesús. Y no tiene la cesión porque el Obispado no puede o no quiere ceder el convento hasta que no sepa para qué. Como lo que se está negociando es convertirlo en un parador, la subvención de Diputación llegó con demasiada antelación como para incluirla en esas negociaciones. “El Obispado lo que quiere es que el planteamiento sea serio y a largo plazo, por lo tanto no se trata de conseguir el dinero para la cubierta [la subvención de Diputación] como que el proyecto sea viable y rentable”, detalla el teniente de alcalde. No obstante, la institución provincial sigue dispuesta a participar más adelante en la rehabilitación del edificio, según ha confirmado su presidente.

Respecto a la financiación del futuro parador, Jesús explica que la construcción podría hacerse con dinero exclusivamente privado, con dinero público y privado, o solo con capital público. La idea inicial es que un empresario se encargue de la construcción y luego amortice el coste de la obra gestionando el parador durante “50, 60 ó 100 años”, asegura Valle. “Si la actuación es viable ni tan siquiera necesitaríamos fondos públicos. Si lo que estamos buscando es un modelo de negocio a largo plazo, al final la idea se sacaría a concurso, por así decirlo, para encontrar un explotador que lo construyese y luego pudiese gestionar durante el tiempo que dure la cesión. El hecho de que haya o no fondos de Diputación no afecta en este momento a la viabilidad del proyecto”.

A menor escala, el párroco de Priego lleva años restaurando el Convento de San Miguel para convertirlo en una hospedería que pueda alquilarse a los grupos de jóvenes que lo utilizan cada verano. Su idea también pasaba por reservar algunas habitaciones para los turistas como forma de negocio para mantener el edificio

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s